Caras e Bocas (Acuarela del Amor) – Globo (2009)

Sinopsis

La historia empieza con el noviazgo de Dafne (Thalita Ribeiro) y Gabriel (Rhainer Cadete), a los 15 años, cuando se conocen en un curso de pintura. A pesar de lo muy enamorados que están, los dos se la pasan en conflictos, ya que ninguno quiere dar su brazo a torcer: él es un machote, y ella, una mujer moderna. A eso se suma la intervención de Jacques (Ary Fontoura), el abuelo de Dafne, quien le cuida desde que sus padres han muerto y quiere alejarla de Gabriel, temiendo que sea un tipo interesado. Ayudado por su esposa Lea (Maria Zilda Bethlem), logra que Gabriel, cuya familia carece de recursos, acepte una beca de estudios de pintura en Inglaterra.

Mientras tanto, Dafne descubre que está embarazada de Gabriel. Jacques cambia de opinión y quiere decirle toda la verdad al muchacho, pero Lea y su hija, la envidiosa y ambiciosa Judith, se las ingenian para que Gabriel se vaya sin saber del embarazo de Dafne. Además, le hacen creer a esta y a Jacques que él se marchó enterado de que su novia tendría un hijo suyo, pero no quiso hacerse cargo. Dafne se queda muy traumada por el supuesto abandono de su primer y gran amor, por lo que decide encargarse sola de su pequeña hija Bianca y jura nunca más volver a enamorarse.

Se pasan muchos años. A los treinta, Dafne (Flávia Alessandra) es una mujer decidida y realizada profesionalmente, pero solitaria. Trabaja en una galería de arte, que mantiene en sociedad con su amiga Simone (Ingrid Guimarães). Su abuelo Jacques se siente culpable por la decisión de Dafne de nunca enamorarse y por Bianca (Isabelle Drummond), su bisnieta, haber crecido lejos de un padre. Él entonces decide cambiar su testamento y acrecerle una condición: para tomar posesión de su herencia, Dafne debe estar casada. Judith (Deborah Evelyn) nunca estuvo conformada de que fuera Dafne y no ella la heredera de Jacques, y por eso se aprovecha de cuando Jacques se muere para dejar a Dafne sin recursos.

La intrépida y astuta Bianca, esciente de que Judith quiere ponerle las manos a “su” dinero, esto es, de su mamá, emprende una búsqueda por el paradero de su papá, a quien nunca conoció, para convencer a Dafne de que se case con él. En esto vuelve a aparecer Gabriel (Malvino Salvador), quien volvió de Inglaterra mucho antes de lo esperado y hoy tiene una vida humilde al lado de su mamá Socorro (Elisabeth Savala), su tía Piedade (Bete Mendes) y su prima Anita (Danieli Haloten), quien es ciega. Por intermedio de Bianca, Dafne y Gabriel se volverán a ver y sentirán que la pasión de adolescencia sigue más viva que nunca – pero los conflictos de carácter también, agravados por un mal entendido del pasado que nunca se pudo aclarar.

“Caras e Bocas” es también la historia del pintor Dênis (Marcos Pasquim), primo de Gabriel, quien trata de firmarse en el mercado de las artes, pero sin éxito. Hasta que llega a su vida el monito Xico, un animal escapado del circo que hace follones con sus lienzos y sus tintas. Al enseñar sus obras a Simone, socia de Dafne en la galería, ella queda atrapada por el “trabajo” hecho por Xico, creyéndole fruto del talento de Dênis. Sin dinero ni mejores oportunidades, Dênis decide hacerse pasar por el autor de los cuadros “pintados” por el chimpancé, iniciando una farsa que podrá traerles beneficios y dolores de cabeza a todos.

Nuestro comentario

“Caras e Bocas” fue la responsable por traer los buenos niveles de audiencia de vuelta a la franja de las 19h de Rede Globo. Después del éxito de “Cobras y Lagartos” (2006), ninguna de las ficciones siguiente tuvo la acogida esperable al largo de más de dos años. Autor de varias telenovelas de época exhibidas con suceso a las 18h, como “El Clavel y la Rosa” (2000), “Chocolate con Pimienta” (2003) y “Alma Gemela” (2005), Walcyr Carrasco decidió arriesgarse a escribir su primera historia contemporánea en otra franja, “Siete Pecados” (2007), que resultó un retumbante fracaso. Lejos de darse por vencido, apostó nuevamente por esa fórmula con “Caras e Bocas”, y de esa vez todo salió maravilla, probándoles al público y a los críticos la versatilidad de su talento.

La historia comienza muy buena, y así se desarrolla a lo largo de sus primeros cuatro meses. Además del tema principal, de Dafne y Gabriel, había otros enredos paralelos también muy buenos y cautivantes, como el amor prohibido entre Nicholas, hermano interesado de Judith, y la dulce Milena (Sheron Menezes), una empleada negra que después se vuelve rica; la pasión de Benjamin (Sidney Sampaio), un judío ortodoxo, por la moderna y sensual Tatiana (Rachel Ripani) en contra de las tradiciones de su familia; o el enamoramiento de Anita por Anselmo (Wagner Santisteban), un joven humilde quien se aprovecha de que ella sea ciega para hacerse pasar por muchacho rico. (Importante comentar que la actriz Danieli Haloten también era invidente en la vida real, y fue la primera vez en una telenovela que una actriz que en verdad sufría de esa deficiencia interpretó un papel igual.)

Esa etapa de la novela se compuso de conflictos ágiles, románticos y divertidos, que se resuelven en pocos capítulos y pronto ceden lugar a otros. Distinto a lo que pasaría en otras ficciones, las trampas de Jacques y Lea para separar Dafne y Gabriel salen a la luz ya en las semanas iniciales. Pero los conflictos siguen gracias al orgullo de la pareja, y Dafne trata de casarse con varios pretendientes antes de unirse a quien realmente ama – y dale muchas ceremonias desechas a la borda del altar, como en “Chocolate con Pimienta”.

Llama la atención que, detrás de la aparente ingenuidad del libreto, “Acuarela del Amor” suscitó un debate de valores en medio de las controversias de los dos protagonistas: ¿puede una pareja poner los sentimientos por encima de los conflictos de genio y de sus convicciones personales para, a pesar de todo, lograr ser felices juntos? Hay que registrar también la ausencia del maniqueísmo en los personajes principales, percibido en los intentos frustrados de casarse por interés de la propia heroína, Dafne, o de los medios ni siempre honestos a que recurría Bianca para impedir que sus papás se unieran a otros cónyuges.

Con mucho más rating de lo que se esperaba, Globo decidió alargar “Acuarela del Amor” varias veces, y, como no podría dejar de pasar, eso terminó por desgastar la historia. Dafne y Gabriel vuelven a las buenas mucho antes del final, y su protagonismo entra en franca decadencia desde entonces. Los conflictos entre ellos pasan a girar alrededor de los intentos de Dafne de quedar nuevamente embarazada, de alarmas falsas, exámenes negativos y otras situaciones corrientes que no sirven de enredo para melodrama alguno. Durante algún tiempo, el programa se pudo sostener gracias a la calidad de las historias paralelas, que se sobresalieron a la principal. Pero la mayoría de ellas, con los varios alargamientos, se perdieron con el tiempo.

“Caras e Bocas” ha sido la primera telenovela de Brasil a tener a un animal en el centro de la narrativa. La chimpancé Kate le dio vida al mono Xico, el verdadero autor de las pinturas de Dênis – una crítica expresa al mercado de arte de vanguardia. Ese artificio es apuntado como uno de los mayores responsables del éxito de la ficción, ya que el animalito conquistó al público en general y sobretodo al infantil. Uno de los momentos más comentados y memorables del melodrama se dio cuando Dênis es desenmascarado frente a todos y, cuando lo van a llevar preso, el mono se le acerca y lo abraza. Eso no estaba en el guión, pero la mona-actriz lo hizo espontáneamente al ver a Marcos Pasquim “sufriendo” el gran dramatismo de la escena.

LO MEJOR

Una novela ágil y siempre divertida, que, aunque con muchos tropiezos, supo conservar su gracia hasta el final, y así mantener a su público. Un elenco fabuloso, con muchos destaques, como Elisabeth Savala, Deborah Evelyn, Marcos Breda, Marco Pigossi, Rachel Ripani, además de los adolecentes David Lucas, Isabelle Drummond y Miguel Rômulo. A partir de entonces, se volvió casi obligatoria en la franja de las 19h de Globo la presencia de elementos fuertes para el público infantil y juvenil, como se vio en “Cuchicheos”, “Morde e Assopra” y ahora en “Cheias de Charme”.

Y los mayores aplausos para Isabelle Drummond, quien se lució del inicio al fín como la astuta Bianca. Bien respaldada por el texto de Walcyr Carrasco y la dirección de Jorge Fernando, ella reinventó el cliché de la niña rica y caprichosa a quien sólo se le importa el dinero. En su “ambición” desmedida de no quedarse en la pobreza, Bianca no se veía estigmatizada de villana, sino que solía ser cómica y cautivante en su inteligencia y sagacidad precoces, molestando incluso a los villanos adultos de la serie. Ese rol convirtió a Isabelle en una de las grandes intérpretes jóvenes del casting de Globo. Actualmente, la actriz de tan sólo 18 años es una de las protagonistas de “Cheias de Charme”, donde interpreta muy bien a un personaje totalmente distinto a Bianca.

LO PEOR

La pérdida de espacio de la pareja principal después de cierto punto del melodrama y el desgaste de muchas historias paralelas. Se veía muy claro que Walcyr Carrasco a veces estaba completamente perdido en sus intentos de rellenar capítulos y más capítulos con acontecimientos innecesarios.

VALORACIÓN
8

ELENCO

Flávia Alessandra – Dafne Conti
Malvino Salvador – Gabriel Batista da Silva
Deborah Evelyn – Judith Silveira Lontra
Isabelle Drummond – Bianca Conti
Marcos Pasquim – Dênis Batista Azevedo
Ingrid Guimarães – Simone
Júlio Rocha – Edgar Pereira
Elisabeth Savala – Maria do Socorro Batista da Silva
Maria Zilda Bethlem – Lea Silveira Lontra
Fúlvio Stefanini – Frederico Foster
Henri Castelli – Vicente Foster
Ary Fontoura – Jacques Conti
Fernanda Machado – Laís Molinari
Sidney Sampaio – Benjamin Abraham
Rachel Ripani – Tatiana Fischer
Marcos Breda – Pelópidas
Sérgio Marone – Nicholas Silveira Lontra
Sheron Menezes – Milena Nunes
Miguel Rômulo – Felipe Nunes
Marco Pigossi – Cássio
Fábio Lago – Fabiano Barros Ferreira
Suzana Pires – Ivonete Barros Ferreira
Otaviano Costa – Agenor Cosme de Lima
Bete Mendes – Maria da Piedade Batista Azevedo
Danieli Haloten – Anita Batista Azevedo
Wagner Santisteban – Anselmo
Dhu Moraes – Dirce Nunes
Thalma de Freitas – Magaly Franco
Carmem Verônica – Josefa
Ana Lúcia Torre – Esther Abraham
Júlia Lund – Hannah
David Lucas – Bruno Batista Azevedo “Espeto”
Maria Clara Gueiros – Lili
Renata Castro Barbosa – Cleo
Neusa Maria Faro – Mercedes
Joélson Medeiros – Padre Guilherme
Roney Facchini – Ernani Molinari
Cristina Mutarelli – Zoraide Molinari
Carina Porto – Ísis Molinari
Alexandre Slaviero – Tadeu Molinari
Jaime Leibovitch – Rabino Mendel Abraham
Theodoro Cochrane – Isaac
Marco Antônio Gimenez – Lucas Rios
Sophie Charlotte – Vanessa Barros Ferreira
Guilhermina Guinle – Amarilys di Francesco
Ricardo Duque – André di Francesco
Rafael Zulu – Caco Vasconcelos
Pedro Garcia Netto – Galeno Pellozini
Hilda Rebello – Nereide di Francesco
Alexandre Moreno – Aluísio Leal
Dener Pacheco – Renan
Rodrigo Andrade – Teo
Marcelo Barros – Jandir
Júlia Ruiz – Clotilde “Clô”
Francisco Fortes – Tatá
Alice Assef – Beth
Ludoval Campos – Nélson Nunes
Amanda Azevedo – Ada Franco Leal
Gabriel Kaufmann – Valdemir Barros Ferreira
Thalita Ribeiro – Dafne Conti (adolescente)
Rháiner Cadete – Gabriel Batista da Silva (adolescente)

Fill out my online form.

Comments

  1. María Luisa dice:

    Gracias por este comentario, las novelas brasileñas siempre son dignas de ver, pues sus guiones suelen ser muy buenas y adelantadas a su tiempo.

    Gracias Felipe Brandao por este cometnario.

Speak Your Mind