Una “tormenta” de despropósitos

Como buena incondicional de las telenovelas, cuando empieza una nueva siempre piensas en el primer capítulo que ésta será diferente, que tiene un buen guión, que los protagonistas tienen química, que las historias secundarias tienen miga. Estas cuestiones me las vengo haciendo cada vez que se estrena una telenovela producida por Telemando-RTI.

El problema radica en que, después de haber visto ya unas cuantas y ver que si todas empiezan bien o muy bien como el caso de “Te voy a enseñar a querer” que tenía todos los ingredientes para convertirse en la revelación de la temporada, todas se caen a la mitad o incluso antes como “El cuerpo del deseo” que se cayó antes de empezar.

Aun sabiendo la lección, esta incondicional volvió a caer en la trampa, pero esta vez estoy indignada con el argumento de “La tormenta”. A decir verdad si tuviera que escribir el resumen ahora mismo no sabría ni como empezar porque la trama inicial en que la protagonista arruinada venía al campo a recomponer su vida ha quedado totalmente desdibujada. Igual que muchas tramas y personajes que aparecen y desaparecen como el Guadiana.

Para mi gusto, la novela tiene demasiados personajes y tramas que no están enlazadas con lo cual pierdes el interés ya que tiendes a querer saber de una o dos tramas como mucho, pero no de ocho a la vez .

Pero lo que ya colmó la gota fue la historia de Miguelón Camacho. Después que la historia de Santos Torrealba y Maria Teresa Montilla perdiera todo su interés, porque una vez los han juntado parece que no saben que hacer con ellos, tan sólo escenas tipo video clip paseando a caballo; la historia que más me interesaba era el trio amoroso de Alirio, Solita, y Miguelón/Michelle. La trama que Miguelón se hubiera convertido en mujer después que su padre proclamará a los cuatro vientos que era el más macho de los machos era atrevida y evidenciaba una gran crítica social, acorde con otras tramas de la historia sobre guardar las apariencias. Pero mi sorpresa fue mayor cuando ahora los ¿guionistas? Se sacan de la chistera que Michelle es mujer y Miguelón vive y es un laureado militar ¿¿?¿?¿?¿.

Desconozco si eses giro de la historia es debido al interés del público en salvar la ¿dignidad? de Alirio o de Miguelón. Si es cierto que en los tiempos que corren la audiencia ya esta preparada para aceptar ese tipo de personajes e historias, y más si van enlazadas con una crítica a la doble moral. Lo que ya no me parece correcto es que lo planteen y luego le den la vuelta por miedo a la crítica. Creo que es bueno correr el riesgo, y más como se planteaba la historia en un principio, de forma más bien cómica y desdramatizada, creo que hubiera sido un gran acierto haber continuado.

Después de haber visto unas cuantas telenovelas coproducidas por Telemundo-RTI se me ocurre pensar que las novelas parten de una idea original más bien sólida, pero que quienes la desarrollan están influenciados por la audiencia. Y si no es así acabaremos pensando que los responsables de la historia una vez entregan el esqueleto se van de vacaciones y no quiero ni pensar quien acaba desarrollando la historia.

Pero como el hombre es el animal que tropieza dos veces en la misma piedra, cuando vuelvan a emitir una nueva novela de esta productora volveremos a pensar ¿Y si esta vez si?

Fill out my online form.