Una confesión

Lo confesamos, confesamos que somos adictas a las telenovelas. Bastante antes de que termine de ver una novela ya estamos sondeando el mercado para ver cual es la siguiente novela a la que nos engancharemos. No sabemos por qué, pero pasarnos la vida enganchadas introduce un elemento divertido en nuestra vida. Seguir una novela nos proporciona no sólo entretenimiento mientras la vemos, sino también la oportunidad de comentar y criticar con las amigas los mil y un aspectos de la telenovela que nos resultan románticos, divertidos o ridículos.

Toda esta explicación viene a cuento para que ustedes entiendan que tenemos una cierta predisposición a juzgar una novela con buenos ojos, por lo menos con mejores ojos que los que utilizamos para juzgar el resto de la programación televisiva. Hace ya algunos años, nos “abonamos” a las telenovelas de mejicanas de Televisa, que nos parecían el no va más si se comparaban con el resto de las producciones que se proyectaban en las cadenas de televisión españolas, en su mayoría venezolanas, y que, con independencia de su mayor o menos éxito de audiencia, como ocurrió con Cristal, eran verdaderos folletines, exagerados hasta la caricatura, con una producción casposa, y con un vestuario y unos peinados que daban risa. En ese tiempo, sin embargo, las telenovelas de Televisa, que pasaban por Galavisión, ya habían “despegado” más o menos, desde sus inicios, que habían sido tan casposos y ridículos como los que más, y sus producciones tenían un sello mejor, con exteriores y mejores decorados. Y aunque el estilismo de los actores era espantoso, según los cánones de moda europeos, como comúnmente se dice “no había color”. Telenovelas como “Encadenados”, “Amor de Nadie”, “En carne propia”, “Yo compro esa mujer”, “Valeria y Maximiliano” mantenían una calidad media bastante alta, sin contar con telenovelas como “Corazón Salvaje”, que fue y sigue siendo una de las mejores novelas que se han visto.

Nos apresuramos a abonarnos a Vía Digital, por la única razón de que incluía un canal enteramente de telenovelas de Televisa, donde empezaron a emitir, primero tres diarias, hasta pasar a 6 telenovelas diarias, que se repiten en varios turnos durante todo el día. Sin embargo, en los últimos tiempos, admitimos estar perplejas ante la ínfima calidad de lo que esta cadena produce, productos a los que es imposible engancharse, personajes de plástico, con un aspecto de plástico y unas tramas y unos diálogos más trillados y de plástico todavía. Con la excepción de las novelas de Carla Estrada, la buenísima “Amor Real” y la más buena todavía “Alborada”, que destacan en todos los aspectos, el resto de las telenovelas, aunque en general tienen un buen nivel de producción y se ve que se gastan dinero, son malísimas, artificiales y afectadas. Los protagonistas no tienen ninguna personalidad (Gabriel Soto, Víctor Noriega, Juan Soler, Natalia Esperón, Galilea Montijo, la horrenda Marlene Favela y otros mil igualmente anodinos), y las continuas vicisitudes en las que se ven envueltos lo único que consiguen es que parezcan unos peleles. Como mucho, las telenovelas actuales de Televisa “se dejan ver”, pero no enganchan.

En la actualidad, y dejando a un lado la ya mencionada “Alborada” que es otro mundo, entre el canal de Telenovelas y Galavisión, están emitiendo las siguientes novelas:

1.- Barrera de amor. De la que ya hemos hablado en otras ocasiones, por la inexistente química entre Sergio Reinoso y Yadhira Carrillo. Un rollo de telenovela en que esperas y deseas que la pobre Yadhira, guapa, con personalidad y buena actriz, que no merece los papeles que le endilgan, se enrolle con cualquier otro que no sea el protagonista.

2.- Rebelde, que es un súper súper éxito en todos los países donde se ha emitido (supongo que excepto en Argentina, donde se produjo la serie original), pero que tiene una trama tonta de morirse, con unos adolescentes (que me río yo de que sean adolescentes porque se les van notando los añitos…) repintados, recolocados, repeinados y redichos. Aún así, como no nos consideramos objetivo de público de este tipo de productos, casi nos callamos.

3.- De pocas pulgas, una novela infantil, que no sabemos el público objetivo que tiene en Europa, ya que en general los niños españoles (los únicos que entienden el idioma en este continente) no son espectadores de estos productos. Por si fuera poco que aquí no las ve nadie, las tramas tienen un tono generalmente ñoño, que pretende ser aleccionador y bondadoso, pero que resulta anticuado, pedante y cargante.

4.- El juego de la vida. Marchando otra juvenil. Por lo menos en ésta, el protagonista es Valentino Lanús que es bastante mono. Nada del otro mundo.

5.- Rubí y Amor Real, ahora en el canal de Telenovelas, cuando hace poquísimo que las han puesto tanto en Galavisión como en Televisión Española y Antena 3, por lo que ya empalagan. Aún así, Adela Noriega y Fernando Colunga, y sobre todo Carla Estrada, salvan esta novela de la quema, aunque ya se canse una de verla 3 veces seguidas. Por lo que le toca a Rubí, Bárbara Mori es guapísima y lo hace bien, pero los dos galanes, y sobre todo Eduardo Santamarina, es un blaaaannndo,(qué papelón hizo en la presentación del premio TV y Novelas) y todavía tenemos que decidir si nos gusta que la protagonista sea una asquerosa redomada. Además, una actriz que hasta ahora nos había gustado mucho, Paty Díaz, está francamente deplorable.

6.- Así son ellas. Pasable, pretendidamente moderna y un poco insulsa.

7.- Entre el amor y el odio…No podemos por menos que decir…¡qué horror!, el personaje de Susana González, otra vez, por millonésima vez, el papel de chica pobre pero honrada y bondadosa, con esos peinaditos relamidos para dejar claro que es eso, pobre y humilde, ¿Y él? Poner de galán a César Evora es un despropósito. Evora no está mal como actor de carácter, pero para galán le falta muchíiiisimo, sobre todo atractivo, y le sobran años. Definitivamente, César Evora ni ilusiona ni enamora, por mucho que Salvador Mejía nos lo meta hasta por los ojos en todas sus producciones. (¿Qué me dicen ahora siendo el protagonista de “Mundo de Fieras”?, qué aburrimiento).

Quizá el mal está, por un lado, en que los guiones son refritos, de refritos, de refritos. Y por otro, los actores, simples personas “guapas”, sin ningún arte ni capaz de transmitir más allá del puro aburrimiento. Animamos a Televisa a que se arriesgue más, con los guiones y con los actores, ya que corre el peligro de matar a la gallina de los huevos de oro. Y eso que se las juega siempre con un público entregado…

Fill out my online form.

Comments

  1. Meri Day dice:

    Aunque algunas observaciones suyas tienen su logica y su validez, ya la parte en la que usted se deja llevar por su subjetividad convierten todo su trabajo en un chismografo mas de un salon de cocina…

    Un ejemplo entre otros: sobramos las chicas que amamos la hombria de Cesar Evora y en mi caso me encantaria seguirlo viendo en roles protagonicos ya que entre los jovenes sobran caras bonitasy atractivas pero al mismo tiempo insulsas y debiles actoralmente

    Tambien creo que usted se limita a imponer sus opiciones como si fuesen verdades biblicas cuando todos los que tenemos el sentido de la apreciacion sabemos que este arte –como cualquier otro– esta impregnado de subjetividad, y de relativismo…

    Le recomiendo un poco de mas sencillez a la hora de exponer su punto de vista personal…

    saludos

  2. becky dice:

    n=creo que cesar evora eb n lugar de quitarlo deben darle mas papeles protagonocos el es excelente.no nos cansamos de el.usted tiene su opinion y los televidentes tenemos la nuestra.lo que usted dice lo dice como si fuera la verdad absoluta y no necesariamente es asi.todo depende de el cristal con que se mire.en lo demas concuerdo con usted.

  3. Chiuque tu sia ,quella che scriva i commenti sulle telenovelas …Ti adoro e condivido la tua opinione !

  4. Mihaela Visan dice:

    Con todo el respeto, Juan Soler no es de los protagonistas no tienen ninguna personalidad! Al contrario, yo creo que JUAN SOLER es un tremendo actor y tambien el mas hermoso actor que se puede ver en la pantalla en todo el mundo latino y no sólo allí!!!
    Juan logra transmitir muy bien las emociones del los personajes que el interpreta, cada vez con mucha elegancia. El es muy creíble como actor y, por supuesto, muy amado por millones y milliones de personas de todo el mundo. Es imposible no darte cuenta de su encanto y su talento. Siempre me volvería a ver con mucho placer cualquier telenovela donde esta actuando Juan Soler.

Speak Your Mind