Promo “Pasión Morena”

TV Azteca se pone manos a la obra para hacer la versión mexicana de la telenovela “Yago, Pasión Morena”. Salvo en que el protagonista se llama Leo, en vez de Yago (el nombre de Yago no les debe sonar muy mexicano) la presentación es casi idéntica al inicio de la telenovela original, salvo en una cosa. Si Morena acaba de descubrir que su novio la engaña, justo antes de casarse, ¿no les parece que está demasiado eufórica, como si en vez de haber sufrido una desilusión se hubiera librado de un gran peso? Y si no estaba segura de casarse, ¿por qué se estaba casando? En la primera parte de “Yago”, la otra Morena no estaba eufórica, sino histérica, y aunque no nos gusta mucho Gianella Neira en registros cómicos, ese histerismo servía de contraste con la actitud calmada y razonable de Yago, que se encontraba en su elemento.

Salvo esa nota discordante, esperamos que la nueva versión sea tan buena como la novela original, porque Yago es una telenovela clásica en su planteamiento, pero tenía elementos muy melodramáticos y otros muy románticos, por lo que, en su día, a nosotros nos encantó.

Suerte a TV Azteca con su proyecto.

Fill out my online form.

Comments

  1. Victoria dice:

    e multo bella anche protagonisti grasias

  2. la telenovela se ve muy bien hecha me dan ganas de verla

  3. paloma dice:

    quisiera que pusieran mas sobre la version nueva de EL CLON que la protagonizan ahora genesis la hija de el puma y mauricio odman, espero comentarios sobre esto y donde se podra ver,gracias.

  4. si tambien pueden escribir sobre la nueva version de corazon salvaje que si se hara se va a estrenar en octubre y ya estan confirmados helena rojo y cesar evora y como protagonistas se citan a eduardo yanez,silvia navarro y danna garcia como juan del diablo,monika y aimee respectivamente

  5. ENTREVISTA CON DELIA FIALLO

    “VENGO DE FRACASO EN FRACASO”

    POR ÁLVARO CUEVA

    Delia Fiallo, autora de “Mariana de la noche” y de muchas de las telenovelas más importantes del mundo, cuenta su propio melodrama desde Miami.

    D.F. Yo me sentí tan ilusionada cuando le vendí todas las novelas mías a Televisa porque pensé, caramba, ésta es la oportunidad de que una empresa que puede hacer tanto, transforme aquellas novelas que se hicieron con tan pocos recursos en verdaderas obras de arte.

    A.C. Tengo la impresión de que Televisa compró
    sus obras para impedir que Telemundo las utilizara como utilizó “Marielena”.

    D.F. Yo casi estoy pensando que es así porque
    realmente no creo que Televisa le haya dado a mis obras el valor que han tenido. Televisa tiene una política diferente a la que yo siempre he trabajado. El otro día me dieron un premio en Venezuela, dije que yo tenía muchas cosas qué agradecer, entre ellas estaba que cuando salí de Cuba con mi carga de ilusiones y de preocupaciones fui a caer a Venezuela donde hubo gente que confió en mí, que respetó mi trabajo, que me permitió escribir todas esas novelas que después fueron grandes éxitos. Yo estoy segura de que si yo caigo en México, esas novelas no hubieran existido.

    A.C. ¿Tan mala impresión tiene de nosotros?

    D.F. El problema es ése, que a mí en Venezuela me respetaron. Había un ambiente de cooperación, de confianza. Yo pude trabajar con mucha libertad. No sólo en Venezuela sino incluso con (el productor) Pepe Crousillat (en Perú).

    A.C. ¿Cómo vio usted el capítulo uno de “Mariana de la noche”?

    D.F. Yo no he visto el capítulo uno. Sencillamente ya vengo de fracaso en fracaso. Ya se hizo, por ejemplo, “Vivo por Elena” en la que apareció un mariconcito envenenado, un transvesti, una mujer homosexual. Sin ese desfile de degradación humana, mi novela (original), que era “La señorita Elena”, triunfó y no solamente en los países de Sudamérica, triunfó en México.

    A.C. Lo recuerdo.

    D.F. En México el concepto de autor está desvalorizado completamente. Ahí lo que prima es el productor. El productor coge los libretos, se los da a un adaptador o a dos o a tres y esas personas reescriben la historia a pedido del productor. Cuando un autor escribe su historia estudia mucho sus personajes, los fundamenta, los analiza. Cuando un adaptador coge una historia, sencillamente lo que quiere es chambear, cambiar (cosas) para justificar el sueldo que se gana. Entonces, lo que pasa (en mi caso), es que han cogido todas mis novelas y me las han deformado terriblemente. Los personajes pierden su psicología y las novelas se convierten en una cosa absurda.

    A.C. Por ejemplo…

    D.F. En “Crystal” (“El privilegio de amar”, la madre del sacerdote (Marga López) era una mujer sumamente religiosa, tenía remordimientos de que la amiga se había suicidado porque ella le quitó el novio y se casó con él. Y tenía la preocupación de que iba a ser condenada por Dios al extremo de que cuando ella tiene un hijo lo consagra a Dios para que a través de él, Dios la absuelva. A esa señora (en “El privilegio de amar” la convirtieron en una asesina y eso es irredimible.

    A.C. En este momento hay un gran alboroto en México porque se acaba de estrenar “Mariana de la noche”. ¿Usted tiene conocimiento de qué cambios le hicieron a su obra original?

    D.F. Ya son demasiados fiascos los que estoy teniendo. Yo estoy dispuesta a sacrificar mi ocio, mi tiempo y la compañía de mi familia para dedicarme yo misma a hacer los “remakes” de mis obras. Yo se lo ofrecí a Salvador Mejía (el productor) y quedamos en eso.

    Reporta este mensaje

    Agrega este mensaje a mis Favoritos
    Notifícame cuando hay nuevas respuestas

    Subir este mensaje
    Imprimir este mensaje
    Imprimir hasta el final (max 50)
    Envía este mensaje a un amigo
    Reporta este mensaje

    Re: Delia Fiallo : “Critica los Remakes de Televisa”…. Opciones

    jenny1959
    Miembro – Oro
    Mensajes: 17792
    Registrado: 2/11/03
    Visita Mi Página

    1/20/08 10:06 PM (450 visitas)

    A.C. ¿Y qué pasó porque en “Mariana de la noche” los libretos no son suyos?

    D.F. Yo escribí diez capítulos, me fasciné con mi trabajo porque muchísimas escenas que no pude hacer antes porque no podía trabajar con exteriores, las escribí. Hice escenas nuevas, le di mucho más ritmo, mucha más intensidad, corté diálogos largos. En fin, yo estaba fascinada con mis diez capítulos. De repente, Salvador los echó a un lado y prefirió usar a Liliana Abud.

    A.C. ¿Por qué?

    D.F. No sé.

    A.C. A mí me queda muy claro que si usted fue capaz de crear éxitos enormes como “Una muchacha llamada Milagros”, está en perfectas condiciones de seguirlos creando.

    D.F. El problema es que ellos piensan que como esa novela se escribió hace 20 o 25 años, mis diálogos están pasados de moda. Un buen escritor nunca pasa de moda, nunca escribe anticuado. Es como pensar que “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez hay que reescribirla porque se escribió hace más de 20 años.

    A.C. Se me ocurre pensar que en el medio hay círculos de poder que lo único que quieren es favorecer a determinados escritores.

    D.F. Yo no quiero pensar que sea una cosa personal contra mí. Es una política equivocada de la empresa y realmente yo he querido analizar con ellos, he querido explicarles, les he suplicado, he pateado, he llorado, he querido hacer de todo con tal de salvar mis obras y ha habido oídos sordos. Es una especie de soberbia que ellos tienen frente al autor que está tratando de defender su obra. Ellos pueden destrozar mis obras porque me las compraron, pero en vez de obtener un verdadero éxito en la nueva producción, lo que obtienen son productos de menor valor, productos mediocres.

    A.C. Yo nomás le digo que qué bueno que no vio el capítulo uno de “Mariana de la noche”.

    D.F. A mí me han dicho algo, que, por ejemplo, el carro del joven enamorado de Mariana cae a un precipicio. Se supone que el muchacho tenía que haber estado hecho papilla, pero el protagonista de la novela se lo encuentra, lo saca del carro y el muchacho lo (único) que tiene es un arañazo. Eso no estaba en mi novela.

    A.C. El galán, interpretado por Jorge Salinas, se encuentra a este enamorado, el enamorado le balbucea algo de Mariana y muere. Luego llegan los padres del enamorado y el galán desaparece sin decir nada.

    D.F. Ese muchacho era un simple enamoradito de Mariana. En la hora de su muerte, ¿cuál era el mensaje que le tenía que mandar a Mariana si no eran ni novios? No había ningún amor todavía establecido entre ellos. Yo quisiera que me dijera la adaptadora cuál era el mensaje que este muchacho le estaba tratando de mandar a Mariana.

    A.C. Es una buena pregunta.

    D.F. Es risible. Es lo que convierte la novela en una cosa absurda y mira, el público tiene una sensibilidad especial, una inteligencia natural que no perdona esas cosas. El público se da cuenta.

    A.C. Yo quisiera recordar que usted es para las telenovelas lo que alguien como William Shakespeare para el teatro. Lo que pasa es que nuestro género es muy joven, pero su nombre trascenderá con el paso de los años. ¿Qué piensa usted de los productores mexicanos? ¿Todos son malos? ¿No hay uno con el que a usted le gustaría trabajar y que no haya trabajado?

    D.F. Es que hasta ahora la experiencia que he tenido ha sido muy negativa. Por ejemplo, “Esmeralda” fue de s novelas que se respetó un poco, más que las otras. Es la que ha tenido más éxito, pero la experiencia que yo he tenido con México hasta ahora ha sido muy negativa. Yo no dudo que haya gente con talento, pero yo no la he encontrado. He tenido mala suerte.

    A.C. A mí me preocupa mucho esto porque soy mexicano. ¿Qué futuro le ve a las telenovelas mexicanas?

    D.F. Veo un futuro bien negativo. Siento tener que decirlo pero están equivocados, buscan los puntos de “rating” sin ningún pudor, a base de morbo, a base de sexo, a base de cosas demasiado siniestras. Por ejemplo, yo he visto poner a un bebé en una carretera para que los carros lo atropellen. Si yo me tengo que ganar un punto de “rating” con eso, no me lo gano.

    A.C. Recuerdo el final de “Te sigo amando” donde le apuntaron con una pistola a un niño muy chiquito.

    D.F. Yo no entiendo cómo es posible que no haya un límite para todas estas cosas. Se han olvidado del sentimiento por completo. Se van al espectáculo, se van a la violencia, se van al sexo. Se ha perdido por completo el valor del diálogo en las novelas. El televidente estaba acostumbrado a ver una escena que te la ibas llevando “in crecendo” y él iba creciendo también emocionalmente con esa escena. Ahora no, todos son cortes, cortes, cortes. Le cortan la emoción al televidente. Hay una serie de defectos que están rebajando el género.

    A.C. ¿Cuál cree usted que sea el país que vaya a salvar las telenovelas?

    D.F. Yo creo que en Colombia y en Brasil se están haciendo muy buenas telenovelas. Están buscando variaciones, eso es legítimo. Yo creo en la novela tradicional, pero respeto la inquietud de buscar nuevas fórmulas, pero siempre con un respeto de lo que se está haciendo. No aquello de que hay que ganar puntos a como sea, sin escrúpulos. Hay que respetar lo que estás haciendo.

    A.C. De repente uno se da cuenta de que hay partes de una telenovela que aparecen en otras. ¿Qué piensa usted de esto?

    D.F. Al ladrón lo tenemos en la casa porque resulta que todas las sinopsis mías, por supuesto, están entregadas. Parece que hay como una libertad de que todo el mundo pueda registrar, mirar, revisar, sacar ideas y a mí me ha pasado ya en varias ocasiones que situaciones de mis novelas, pues las copian en otras. Ahora surgió este problema en “Mariana de la noche”. Hay unas escenas de la segunda parte que Liliana Abud evidentemente tomó, usó esa situación para sacarla en “Entre el amor y el odio”. Yo no sé qué va a hacer ella cuando llegue a esa situación (en “Mariana de la noche” .

    A.C. No la va a poder repetir.

    D.F. Son novelas que Televisa ha comprado, que ha pagado muy bien, que las tiene para volver a hacer y resulta que entre la misma gente de Televisa están pasando estas cosas.

    A.C. ¿A partir de qué año quedarán libres sus obras como para que usted las ofrezca en otros países?

    D.F. Es que a mí (en Televisa) me han comprado estas novelas, primero por un tiempo definido, los diez años que uno acostumbra vender siempre los derechos de autor. Entonces arguyeron que era poco tiempo para poder explotarlas porque eran muchas, extendieron el tiempo del contrato, el agente mío me convenció de firmar y como yo no sabía que me iba a pasar esto, pues las novelas están entregadas a Televisa por mucho, demasiado tiempo. La esperanza mía era yo poder ocuparme de hacer yo misma las versiones, pero veo que no es así.

    A.C. Espero que esta entrevista sirva para que los ejecutivos de Televisa recapaciten y para que algún productor inteligente tome en cuenta que usted no sólo ha sido la creadora de estas obras maestras sino que está en la mejor disposición y con la capacidad para retrabajarlas para el público actual.

    D.F. Yo se lo he dicho a Salvador, a quien considero mi amigo de orden personal. Le he dicho: Salvador, yo tengo mi estilo, ese estilo a mí me ha funcionado y me gusta sugerir, me gusta sembrar, me gusta que el público vaya adivinando. La telenovela mexicana se caracteriza por darlo todo masticado, como si menospreciaran al televidente, como si pensaran que la gente no tiene inteligencia. Yo escribo para gente con sensibilidad e inteligencia natural.

    A.C. Pues ojalá que siga escribiendo por mucho más tiempo.

    D.F. Lo que me duele mucho es que tengo un prestigio ganado a través de muchos años con mucha responsabilidad, con mucho esfuerzo y con mucho respeto, y ese prestigio se está deteriorando porque el público ve mi nombre y ese nombre (ahora) está asociado con una serie de cosas de las cuales yo me avergüenzo.

    Gracias al foro de comunidad de telenovelas

  6. natascia dice:

    la senora Fiallo fue muy ingenua..debia tener mas control sobra su novela.

    la verdad es que su eroine, por me , no son actual..son casi todas mujer pobre, huerfanas , muy ingenue por non dir idiota que nececitan buscar un hombre que le ayuda..por no ablar del tema de la violacion en casi todas su novela esta una mujer violada talvez dal mismo galan…yo no intiendo como Televisa quere producir otras novelas..de esta mujer

Speak Your Mind