Primeras impresiones de La dueña

Hace dos semanas se estrenó en Argentina el unitario La dueña. Contará con 26 capítulos semanales, emitidos por Telefe (parece que iban a ser 13 pero el apabullante éxito del primer capítulo les ha hecho doblar la cantidad de entregas). La nota era el regreso a la actuación de Mirtha Legrand.

Nuestros lectores argentinos sabrán perfectamente de quién hablo y lo que este regreso a la actuación por la puerta grande significa. Para los que no lo sepan les diré que Mirtha Legrand, conocida afectuosamente también como “La chiqui”, es una actriz y conductora de televisión argentina que se consagró en el cine de su país en la década de 1940. Más adelante, en 1968, comenzó su andadura televisa al frente del programa “Almorzando con las estrellas”, que luego pasaría a llamarse “Almorzando con Mirtha Legrand”. El programa, con algunos cambios, ha estado intermitentemente presente en la televisión argentina hasta hace muy poco, pasando por varios canales. El formato consiste, como dice el título, en un almuerzo televisado donde varias personalidades de distintos ámbitos hablan de asuntos de interés general. En realidad, más que hablar, Mirtha les va haciendo preguntas u opina directamente de los temas que se van tratando. Indudablemente, es ella quien lleva la batuta. Es famosa por sus preguntas incisivas, su visión conservadora de la sociedad y, últimamente, por sus opiniones en contra del gobierno actual de su país. La señora no tiene pelos en la lengua. A los curiosos que vivan fuera de Argentina, les recomiendo que vean algún video de sus “almuerzos” en YouTube para que vean que no exagero.

Todo este preámbulo es para decir que en La Dueña Mirtha Legrand prácticamente hace de Mirtha Legrand. O, por lo menos, se juega mucho con la imagen que los espectadores puedan ya tener de ella. Es un buen recurso porque la televisión la ha hecho tan conocida que darle un papel que no fuera éste sería un desperdicio. Su personaje, Sofía Ponte, es una mujer de gran éxito en el mundo de los negocios, muy apegada a su familia (más a unos miembros que a otros), con mucho poder e influencia.

Sofía es la matriarca de su familia y de su empresa de cosméticos, Fémina. Desde el primer capítulo nos anuncian que hay más de un misterio por resolver. La mayoría de los personajes quedan delineados claramente. Destaco a Amparo, la nieta favorita de Sofía, hija de su fallecido hijo, quien también era su favorito. Que una abuela tenga un nieto favorito lo entiendo pero que una madre prefiera a un hijo sobre otro no me cabe muy bien en la cabeza… El papel de Amparo lo hace Florencia Berlotti, conocida por ser la protagonista de Floricienta y de varias otras telenovelas argentinas. Hace un personaje simpático pero sin mucho fondo.

Lo que me confunde un poco es que La dueña se mueve entre bastantes géneros. Por ejemplo, aunque tiene formato de serie semanal, tiene mucho de telenovela; ya se perfila un romance, muy de telenovela, entre Amparo y Félix Fernández (Benjamín Vicuña). Luego hay tramas de venganza, traición y, parece, que hasta policiales. A Sofía alguien le mató un hijo y su nuera en un atentado y ya, en el primer capítulo, casi matan a algún otro miembro de su familia. Ella quiere averiguar quien está detrás de todo esto y sospecha que pueda ser alguien de su entorno. Hay muchas intrigas familiares jugositas, pero nada que no hayamos visto ya. Luego también hay bastantes toques de humor que no sé muy bien a qué vienen. ¿Era necesario el chiste de oír a “la chiqui” decir “mierda carajo”? Supongo que la gracia era en ver a una mujer de clase alta, tan compuesta y digna ella, comportarse como una persona vulgar. A mí, no me hizo gracia.

El personaje que me tiene confundido porque no le consigo agarrar el punto es Diego (Fabián Vena), el hijo menor de Sofía. Todavía no sé si se supone que es un personaje cómico o más bien tragicómico. Tampoco sé muy bien a qué se dedica. Es algo así como un “orientador existencial” y trabaja en ¿un programa de TV? No me queda muy claro…

Aunque los cambios de registro son bastante abruptos para mi gusto: del melodrama a la comedia, del romanticismo a la tragedia, etc. La dueña es recomendable para todos aquellos que gusten de las producciones argentinas pero quieran ver algo de las mismas características pero mucho más corto.

Fill out my online form.

Comments

  1. Maria dice:

    ML esta haciendo de si misma, como se esperaba.

    La historia es más interesante que buena, no se tantos cambios y giros que viven sucediendo logran eso.

    Muy buena producción, eso tayuda mucho, ya que acompaña la historia, eso de que detras de una apariencia hermosa, se esconden muchas cosas.

    Los buenos actores que esta historia tiene varios, hacen muy creibles sus personajes, y los mediocres…hacen lo que pueden..

Speak Your Mind