“Ojakgyo Brothers” – KBS2 (2011)

RESUMEN

Ojakgyo Brothers es la historia de la familia Hwang que vive en una granja supuestamente de su propiedad, pero que en realidad fue dada por solo 10 años en prenda por el padre de un amigo del padre que al llegar el fin del trato regresa a reclamar que se la devuelva.

Baek Jae Eun es una chica rica y orgullosa popular por su apariencia. Su vida de princesa termina cuando su padre desaparece (el propietario de la granja Ojakgyo) y lo pierde todo. Lo último que le queda es precisamente esa granja donde vive la familia Hwang. Cuando intenta recuperarla Jae Eun acaba de algún modo viviendo con ellos y su vida entera empieza a cambiar.

NUESTRO COMENTARIO

“Ojakgyo Brothers” es un drama irregular porque combina una historia mediocre, sin nada particular, con unos personajes muy bien escritos que transmiten una sensación de realidad. La caracterización de los personajes y la interpretación de los actores es tan buena que hacen que lo que el drama tiene de malo, que no es enteramente malo, sino solo corriente, no empañe la simpatía y la sonrisa con que se consume el producto entero.

La historia va de una familia, los Hwang, formada por los padres, Hwang Chang Shik, la madre Park Bok Ja, la abuela y los cuatro hijos, Tae Shik, Tae Bum, Tae Hee y Tae Pil. La familia vive hace 10 años en una granja que todos menos el padre creen que es suya, pero que en realidad fue un arreglo por el cual un señor (padre de un amigo de Chang Shik) se la dejó supuestamente para que su hijo, Baek In Ho, no dilapidara la fortuna. Antes de vivir en la granja los Hwang las pasaron canutas, económicamente hablando, porque el padre es un buen hombre, pero bastante ceporro. Como estaban tan desesperados, él nunca les dijo que el arreglo era solo temporal. La madre de los Hwang, Park Bok Ha, es una mujer lista, trabajadora y generosa. Además de haberse dejado la piel en la granja, cría patos sin mucho éxito porque no acaba de encontrar el tipo de pienso que haga que la carne de pato sepa bien. Para Bok Ha, enterarse de que la granja de sus desvelos no es suya es una tragedia, no sólo porque vuelve a quedarse económicamente a al intemperie, sino porque para ella tanto la granja, en la que se ha dejado la piel, como los patos, son un hijo más.

Los cuatro hijos Hwang son: 1.- Tae Shik, el mayor, inmaduro, bueno y sentimental. No es una maravilla de hombre, lo que no tendría mucha importancia si no fuera porque es el hijo mayor. Como no es el hijo mayor perfecto (no es decidido, ni ambicioso) su padre le machaca bastante. Tiene cerca de 40 años y sigue soltero. 2.- Tae Bum, periodista, brillante, inteligente, con don de gentes, ambicioso, lo que debería ser Tae Shik y no es. 3.- Tae Hee, oficial de policía, un chico reservado que como policía es duro, recto y obstinado. Uno de esos policías que no se rinden. 4.- Tae Pil, el pequeño (tiene unos 28 años), uno de esos chicos que todavía no ha decidido qué quiere hacer y que mientras tanto aprovecha siempre que puede su atractivo y encanto para sacar tajada de las mujeres, pero de manera inofensiva.

Baek In Ho, el dueño de la granja, tiene una empresa que está haciendo aguas y está cargado de deudas. Está casado en terceras o cuartas nupcias (se ha divorciado dos o tres veces, no recuerdo) y tiene una hija de 24 años, que es una buena chica, un poco infantl y vanidosa Baek Ja Eun. Cuando Baek In Ho desaparece en un accidente, su madrastra desaparece y la chica se queda literalmente en la calle, sin dinero ni familia ni lugar donde ir, momento en que descubre el contrato por el que el abuelo Baek les dejó la granja a los Hwang en préstamo, por lo que se planta allí y les dice que se tiene que ir porque necesita vender la granja para sobrevivir. Como los Hwang le piden un plazo para arreglar sus asuntos y como ella no tiene dónde meterse, se va a vivir con ellos y les trata como a unos inquilinos, pidiendo constantemente adelantos de dinero que supuestamente les devolverá cuando venda la granja y que aparentemente gasta en frivolidades, aunque nosotros vemos que no es enteramente así. Como es verdad que ella no tiene el dinero mientras no venda la granja, los Hwang no tienen más remedio que prestárselo, pero ellos tampoco tienen dinero, por lo que se crea un círculo vicioso que se acaba porque Ja Eun “pierde” el contrato que demuestra que la granja es suya, momento en que Bok Ja la pone de patitas en la calle

Desesperada, pide ayuda a Tae Hee, el tercer hijo, el policía, que le aconseja que se congracie con la madre, por lo que Ja Eun se gasta su último dinero en una tienda de campaña y se instala a vivir en el patio de los Hwang, aunque la madre hace de todo para echarla, desde rociarla con una manguera a desmontarle la tienda o darle patadas a la comida que está cocinando en un infiernillo. A pesar de todo, Ja Eun se queda ahí y se dedica a seguir a Bok Ja como un cachorrillo, intentado ayudar y aprender lo que haga falta, por lo que poco a poco se establece una relación de afecto entre las dos, la mujer y la chica. Al mismo tiempo, también se va originando una fuerte atracción entre Ja Eun y Tae Hee, del que averiguamos que no es hermano de los otros tres, sino primo, que su padre era el hermano pequeño de Chang Shik que murió en un accidente y que su madre le abandonó para casarse con otro, razón por la cual sus tíos le adoptaron y aunque le han criado como a un hijo (en muchos casos mejor que a sus otros hijos, ya que la abuela le mima descaradamente) él se ha quedado bastante tocado por el abandono materno.

Entre tanto, Tae Bum trabaja en los informativos de una cadena de televisión bajo las órdenes de una chica Cha Soo Young, a la que no soporta, aunque se vé que a ella sí le gusta él. Un día, en una borrachera, los dos se acuestan y Cha Soo Young se queda embarazada. Al principio, Tae Bum le dice que él se hará cargo del niño pero que ni hablar de casarse porque no sólo no la quiere, sino que no la aguanta. Cuando los padres de ella y él se enteran de la película, accede a casarse pero como no tiene mucha confianza en que el matrimonio dure, los dos pactan que si al cabo de un año alguno de los dos no quiere seguir casado, el matrimonio se disolverá, y que si mientras están casados alguno de los dos se enamora de otro, también. Tae Bum tuvo una novia de la que estuvo muy enamorado pero que le dejó porque como la familia de Tae Bum estaba siempre de crisis en crisis en la que él tenía que arrimar el hombro, se hartó de esperarle después de ser novios 10 años y seguir sin perspectivas de poder casarse. Como Cha Soo Young es la jefa de Tae Bum, deciden mantener el matrimonio y el embarazo en secreto para que no afecte a las posibilidades de ascenso de Soo Young.

En cuanto a Tae Shik, se hace novio de una chica que le encanta, pero que le abandona cuando a él le aparece un hijo de 9 años que tuvo con una novia filipina y del que no ha sabido nada hasta ahora. Poco a poco se va creando una relación con una antigua compañera de colegio que es ahora su vecina.

Por último, Tae Pil, empieza a trabajar en la tienda de la tía de Soo Young, hermana de la madre pero muchísimo más joven, una chica de 35 años divorciada a la que su hermana mangonea que da gusto.

Cuando Ja Eun y la madre ya son uña y carne se descubre que el contrato no se perdió, sino que fue la madre quien lo robó (nosotros ya lo sabíamos, pero el resto de los personajes no) lo que supone un palo terrible para Ja Eun, ya que había llegado a querer muchísimo a toda la familia y además se había enamorado de Tae Hee (y él de ella).

Cuando ya parece que está todo perdonado, se descubre que la persona que atropelló al padre de Tae Hee fue el padre de Ja Eun, que resulta que no está muerto y que reaparece por lo que el amor de Ja Eun y Tae Hee es imposible. Luego se descubre que era todo parte de una trama de corrupción que Tae Hee lleva investigando desde el principio y que en realidad no fue el padre el que iba conduciendo y todo acaba bien.

La historia, aunque lo cuente sin muchos detalles, tiene algunos detalles incongruentes, como el hecho de que la madre robe el contrato pero no lo rompa y se lo guarde, algo que nadie sensato haría, o el hecho de que Tae Hee, el policía listísimo, descubra pruebas de la corrupción de su jefe y en vez de esconderlas o guardarlas en algún sitio seguro las deje en el coche o las lleve encima, razón por la que es facilísimo robárselas y dejarle como al principio, o una historieta que hay al final en la aventura de probar que el que conducía el coche que atropelló al padre de Tae Hee no era Baek In Ho, sino otro. Aparentemente, lo único que saben es que el conductor iba con un anorak blanco y que ese día Baek In Ho volvía de una excursión en la montaña, que bebió mucho después y que la bebida le afecto mucho por efecto de la altura, razón por la que no recuerda nada. Baek In Ho iba tan borracho (y además han pasado 26 años desde entonces) que no se acuerda de qué llevaba puesto, pero hace el comentario de que era raro que fuera vestido de blanco porque no es un color apropiado para hacer montaña en el invierno, algo que le hace sospechar a Tae Hee que hay algo raro. Sin embargo el culpable real resulta que sí estaba vestido de blanco…y había ido a la misma excursión.

Con independencia de la historia que no tiene un interés especial, los personajes, como he dicho más arriba, son interesantes, bien construidos y reales. Una de las cosas que más me han llamado la atención es la forma en que los guionistas se las arreglan para que seamos capaces de ponernos en el lugar de todos ellos, tanto cuando obran bien como cuando obran mal y lo hacen no haciendo que los justifiques, sino que los comprendas aunque no los justifiques, lo que es más difícil, porque para que los justifiques solo tienen que mover los palitos de que te caigan bien y ahí ya los perdonas todo, mientras que para comprenderlos lo puedes hacer aunque no te caigan bien del todo.

Así, entiendes a la abuela, aunque sea tan demandante, dominante y criticona, la desesperación que no deja de sentir por la muerte de su hijo y la obsesión por lograr a toda costa que Tae Hee sea feliz para poder decirle a su hijo que, en su ausencia, ella le cuidó de la misma forma y con el mismo amor que le hubieran dado sus padres; y entiendes a la gritona, exigente y estrafalaria madre de Soo Young, a la que su amor absorbente hace que quiera tener a los que quiere a salvo de todo mal y entre algodones aunque para eso tenga que retorcer el mundo intentando lograr una perfección que no existe. La madre de Soo Young, Nam Yeo Kyung es la actriz que hacía de madre horrible de Hyun Bin en “Secret Garden”, de odiosa madre desnaturalizada en “Fly High” y de tía un poco loca en “Rooftop Prince” y que aquí hace un papel a caballo entre persona horrible (ese papel lo borda, porque tiene costumbre), loca carioca como la tía y señora normal, aunque la siguen vistiendo de caja de bombones con flores en la cabeza. Nunca he visto a esta señora vestida de normal, aunque alguna de la ropa que lleva aquí es preciosa, individualmente considerada; es decir, si no fuera mezclada con todo lo demás. El papel tiene gracia pero la historia de su familia debería haberse recortado bastante.

También entiendes a Tae Shik y la desesperación que siente cuando le aparece un hijo de la nada y lo que tarda en asumir que ahora tiene una criatura que depende de él. Entiendes la rivalidad entre Tae Pil y Tae Hee, y el rencor que el primero siente por el segundo, rencor infantil que se le pasa cuando luego descubre lo que le pasa a su hermano y se da cuenta él mismo de que quiere más a Tae Hee de lo que él creía.

En realidad a muchos de los personajes los entiendes y además te caen bien, te caen bien cuando hacen bien y cuando hacen mal, aunque los desapruebes, con algunas excepciones. Aunque sé que va a sorprender, a mí por ejemplo me cae más veces mal Soo Young que su madre, porque su madre es un personaje en muchas ocasiones antipático y mandón, pero cuando habla, incluso cuando el tono no puede ser más desagradable, le dice a su hija verdades como templos y le dice de esas verdades que no suelen oirse en las novelas, no solo en las coreanas sino en las de ningún lugar cuando se trata de novelas de amor. La madre de Soo Young le dice a su hija que se respete a sí misma, que el matrimonio no es un fin en sí mismo, que si tiene un hijo y no está casada no se va hundir el mundo y que por un embarazo es indigno que le supliques a un hombre que no te quiere que se case contigo.

Al principio, Soo Young como personaje me cae muy bien. Es lista, es jefa (¡es jefa de su marido, menuda novedad!), habla con los chiflados de sus padres con una claridad y sensatez inusitada. Me gustaba y la comprendo cuando quiere tener al niño a toda costa. Comprendo que se engaña a sí misma diciendo que su matrimonio va a ser más fácil delo que es porque a ella sí le gusta Tae Bum. Me duele cuando tiene que oir de Tae Bum que no se quiere casar con ella porque en realidad no puede soportarla…y hasta ahí. De repente y en relativo poco tiempo, Soo Young se pone a perder los papeles, a no cumplir lo pactado, a montarle pollos a Tae Bum, como él mismo dice, a hacer de él una mala persona ante los ojos de todo el mundo símplemente porque él, como ya anunció, no la quiere, aunque nunca la trate mal ni haga nada reprochable. Entiendo que Soo Young sufra cuando reaparece la novia de Tae Bum, pero no entiendo él lío que monta y desde luego no le perdono que le haga renunciar a su trabajo cuando ella sigue protegiendo su puesto y su posición hasta el final. En todo ese episodio, lo único que me gusta de Soo Young es cuando le confiesa que está furiosa y enfadada con él porque no la quiere. En toda la relación de Soo Young y Tae Bum estoy siempre a favor de Tae Bum, decente, honorable, bueno, realista y sincero, al 100%.

Y ya no les digo cómo me saca de quicio Soo Young con el tema de su madre cuando ya Tae Bum y ella se enamoran. Aunque la madre sea un personaje y sus motivos sean buenos, el trato que le da a Tae Bum es humillante e insoportable, pero todo el mundo espera que Tae Bum siga cediendo por el único motivo de que antes no quería a Soo Young y tiene que seguir pagando lo que le ha hecho sufrir, mientras que Soo Young no tiene ni un solo gesto con los padres de Tae Bum. A pesar de todo, Soo Young sigue dudando porque una mujer de más de 30 años se ha montado la vida para vivir de fábula a costa de que su madre se ocupa de todo. Delirante. Si alguien me va a decir que es que la sociedad coreana es distinta y sobre todo en las relaciones familiares, que por favor se abstenga porque ya lo sé, pero Soo Young me sigue cayendo mal casi siempre.

Tanto en lo relativo al niño de Tae Shik, que se llama Guk Soo y que como es filipino le untan la cara con no sé qué mejunje para que sea morenísimo, como en lo relativo al embarazo de Soo Young nos vuelven a presentar la sociedad coreana en todo su esplendor de racismo (hay que ver la cara que pone la gente al ver que Tae Shik tiene un niño “negro” y que no se molestan en ocultar) e intransigencia, hablan de Soo Young como madre soltera haciendo los comentarios casi en su cara y sin cortarse un pelo si ésta los oye. Espero firmemente que esos comportamientos no sólo intransigentes e intolerantes sino directamente maleducados sean una licencia poética de los dramas. Si la sociedad es así de verdad es un espanto.

Y por fin, llegamos a la pareja de Tae Hee y Ja Eun, remonísima. De esas parejas que te hacen estar con la mueca de la sonrisa fija, como si te hubieran clavado la sonrisa con chinchetas, de esas que te dan agujetas de sonreir. Como ellos dicen, de esas que parece que se te va a raja la cara. ¡Pero qué pareja tan mona, por dios! De Joo Won no puedo decir más de lo que he dicho ya en otros sitios, que es monísimo, que es tierno y que hace estupendamente el papel del sufrido y reservado Tae Hee, un chico al que el trauma infantil del abandono materno ha dejado como encanijado por dentro, incapaz de confiar y de querer y de dejarse llevar aunque su familia le quiera a morir. Un niño de esos reconcentrados que se ha convertido en un adulto un poco tocado del ala en lo que a emociones se refiere. Por cierto, me encanta la escena en la que sus padres hablan con él y su padre le dice que le quiere tanto que si alguna vez en el cielo se encuenta con su hermano (el padre biológico), no le va a devolver porque él ya es suyo.

Pero si Joo Won es monísimo, Uee en el papel de Ja Eun es sencillamente una ricura, con una cara que transpira inocencia, desamparo, bondad, amor. Que una chica tan alta sea capaz de parecer un cachorrillo huérfano, hasta el punto que te la querrías llevar a casa me parece un acierto en la construcción de su personaje. A Uee la recordaba en el papel de hada maligna en la bodrio novela de las hermanas Hong “You are beautiful” y me ha sorprendido lo bien que está, la simpatía que despierta su personaje, esa carita, ay qué mona.

En lo que se refiere a Joo Won me he pasado la novela intentando saber cómo llevaría el pelo en la escena siguiente porque en cada escena sale con un peinado distinto, largo, corto, otra vez largo, rizado, liso, otra vez rizado y encrespado. Con el tema de la longitud del pelo me ha recordado a una muñeca que yo tenía de pequeña que se llamaba Tressy Maniquí y que tenía un agujero en la coronilla de donde le salía pelo para que unas veces llevara el pelo largo y otros corto. Cuando se lo querías cortar, le empujabas el pelo para dentro (supongo que se le enrollaría en el hueco de la cabeza) y cuando lo querías largo tirabas de la coleta.

LO MEJOR

Además de lo que ya he dicho sobre los personajes, me gusta que en este drama las mujeres son más fuertas y más listas en general que los hombres. Bok Ja es la fuerza, la inteligencia, el tesón detrás de la familia Hwang, porque Chang Shik es bueno pero es más burro que un arado. Ella es una mujer sin educación, pero de esas mujeres con inteligencia natural. Me encanta Bok Ja y me encanta la relación de amor que estable con Ja Eun, la forma en que se preocupa y la sigue cuidando y defendiendo a pesar de todo, hasta el punto de amenazar a Chang Shik con dejarle si dice algo que pueda herir a Ja Eun, con un par. Ja Eun la corresponde, queriéndola, respetándola y haciendo ver a toda esa tropa de hombres que deberían ayudar a soportar la carga del hogar porque la madre lo hace prácticamente todo, dentro y fuera de casa, algo de lo que, también milagrosamente en una novela, Bok Ja es igualmente consciente (qué divertidas las conversaciones entre las tres mujeres, Bok Ja, Ja Eun y la abuela sobre mandar a los hombres a la porra).

Ja Eun, por su parte, también tiene una profesión es capaz e inteligente, lo mismo que Soo Young, aunque luego sea tan ñoña y Kim Mi Sook, la novia de Tae Shik, independiente y fuerte.

Me gusta mucho cómo se quieren y se tratan los hermanos, cómo se protegen y respetan. Cuando Tae Pil logra entender un poco a Tae Hee, su relación cambia y en vez de rivalizar con él (Tae Hee era el niño perfecto con lo pesado que es ser el hermano siguiente no tan perfecto) la hace gracia y le protege. Me mondo de risa con las bromas que Tae Pil le hace a Tae Hee relacionadas con el enamoramiento de éste con Ja Eun. Me gustan también que tanto Tae Hee como Tae Pil maduran, cambian y crecen.

Me gusta que con el drama final, en el que se supone que Baek In Ho mató al padre de Tae Hee, porque la abuela decide ser inusualmente sensata para una novela y dejar a los chicos estar juntos incluso antes de saberse que el padre de Ja Eun no mató realmente al padre, ya que los chicos se quieren a morir y no tienen culpa de nada.

LO PEOR

Que a Tae Pil, tan listo y lúcido le encalomen esa novia tan sumamente insulsa y sin personalidad.

Teniendo en cuenta que el abuelo de Baek Ja Eun pensaba que su hijo había matado al hermano de Chang Shik le “compense” (sin que él lo sepa, claro) dejándole la granja solo durante 10 años. Debe ser que matar a alguien conduciendo borracho no merece que les deje la granja en propiedad. La pera.

Aunque se trate de un drama familiar, a mi me sobran escenas familiares, sobre todo de la familia de Soo Young, la madre y el padre, que deberían haber recortado bastante.

La forma en la que Chang Shik regaña a Bok Ja cada vez que ésta le dice a su suegra verdades como puños (y en un tono bastante comedido, la verdad). Aunque en Corea el respeto a los mayores sea sacrosanto, la abuela se merece en ocasiones un bocinazo.

La forma en la que tratan el racismo en los dramas coreanos, que a veces lo muestran pero no lo critican. Te lo enseñan y ya está.

Que tengan al perro de los Hwang atado todo el tiempo con una cadena de metro y medio. Me ponía negra.

¿En qué cabeza cabe no decirle a Guk Soo que su madre ha muerto?¿Es preferible que un niño que no entiende piense que su amorosísima madre le ha dejado tirado a que sepa que se ha muerto?

REPARTO

UEE como Baek Ja Eun
Joo Won como Hwang Tae Hee
Ryu Soo Young como Hwang Tae Bum
Choi Jung Yoon como Cha Soo Young
Kim Yong Rim como Madam Shim (abuela de los Hwang)
Baek Il Sub como Hwang Chang Shik
Kim Ja Ok como Park Bok Ja
Jung Woong In como Hwang Tae Shik
Yun Woo Jin como Hwang Tae Pil
Park Hee Gun (박희건) como Hwang Guk Soo
Lee Young Ha como Baek In Ho
Jo Mi Ryung como Jung Yoon Sook (madrastra de Ja Eun)
Kim Yong Gun como Cha Hyun Jae
Park Joon Geum como Nam Yeo Kyung
Song Sun Mi como Nam Yeoul
Jun Mi Sun como Kim Mi Sook
Ye Seo Jin (예서진) como Seo Jin
Heo Tae Hee como Choi Hyun Wook
??? como Oh Ha Na
Jung Joo Ri (cameo)
Kim Kyung Jin (cameo)
Kim Young Hee (김영희)
Yoon Taek (윤택)
Kim Wan Ki (김완기)
Wi Yang Yo (위양호)

Fill out my online form.

Comments

  1. Ya vi la serie. Me dio la impresión de ser una historia que nos mostraron a partir de la bancarrota del papá de Baek Ja Eun, pero en la que los personajes ya llevaban un recorrido. Hwang Tae Shik y Nam Yeoul ya se habían conocido desde antes, se habían reencontrado y él todavía no la había reconocido. Cha Soo Young ya quería a Hwang Tae Bum y llevaban tiempo trabajando juntos. Hwang Tae Hee se enfrentaba desde años con distancia y algo de rabia a los casos policiales. Los padres trabajaban en la granja desde hacía diez años como si fuera suya aunque solo él lo sabía… ¿Qué pasa tras la presentación de los personajes?, pues parece que la historia sigue su curso y solo algunos personajes evolucionan delante de nuestra mirada, en especial la pareja protagonista, quizás por lo mucho que se acaban queriendo. La madre avanza superando las circunstancias actuales de la historia, pero quizás de igual manera como suponemos que lo hiciera al inicio de su matrimonio con el padre, o cuando no tenían vivienda o cuando levantaron una granja que solo era maleza. Son tan convincentes los actores que podemos imaginar el recorrido de la parte de historia que no nos muestran. Por eso me parece precipitado el último capítulo, sobre todo por la madre, parece sobreexcitarse frente al hecho de que la granja sea suya, cuando durante los 50 capítulos anteriores estamos convencidos que ella se siente la dueña de la granja.
    Algunas opiniones con las que discrepo es la impresión sobre Cha Soo Young. Si algo me atrae de los doramas es la capacidad de emocionar que tienen, de encogerte materialmente algún resorte interno, de hacernos empatizar con los personajes. Cha Soo Young no es un personaje perfecto, pero la historia nos muestra que puede ser amada de verdad aunque no sea la más bonita, comprensiva o altruista, como tampoco lo es Hwang Tae Shik, pero eso no impide que alguien lleve tiempo enamorada de él. Hwang Tae Bum tampoco me parece perfecto, incluso resulta humillante su reacción tras la relación en el hotel. Sí estoy de acuerdo que la historia de los papás de ella es algo pesada.

  2. MartaH dice:

    Tramo, tienes razón en que esta novela es como una “historia río” que venía de lejos y luego sigue y los espectadores solo vemos un parte del recorrido. No lo había pensado.

    En cuanto a Soo Young, en la primera parte ella me gusta y sufro porque debe ser un palo que te encante un hombre que no te soporta, y me hace sufrir que tenga que disimular, pero luego cuando cae en la irracionalidad absoluta me carga, porque aunque las mujeres estén embarazadas y estar embarazada suponga que las hormonas se disparan eso no hace que una mujer se vuelva idiota, ni que haya que tratarla como a un niño pequeño, y mucho menos que haya que aguantar sus exabruptos como se aguantan los de un niño. Soo Young se porta mal con los padres de Tae Bum, y mucho peor con él. Sólo la entiendo cuando declara que está furiosa porque él no la quiere, pero lo demás me saca de quicio, y el trato que él tiene que aguantar de todo el mundo hace automáticamente que yo me ponga de su parte contra viento y marea.

  3. Gracias MartaH por tu respuesta a mi comentario, aunque lo escribiera en una entrada antigua. Leo con interés todas las entradas que escribes y confío bastante en tus valoraciones a la hora de escoger historias para ver.

  4. Ximena dice:

    Hola, alguno de uds sabe en que pagina puedo ver los capítulos completos con sub en español, llevo un laaargo tiempo tratando de verla y no he podido. Gracias.

  5. Ximena dice:

    Hola, alguno de uds sabe en que pagina puedo ver los capítulos completos con sub en español, llevo un laaargo tiempo tratando de verla y no he podido. Gracias.

  6. I think everything published was actually very reasonable.
    But, consider this, suppose you composed a catchier title?
    I mean, I don’t want to tell you how to run your blog, but what if you added a post title that makes people want more? I mean Ojakgyo Brothers – KBS2 (2011) is a little vanilla. You could look at Yahoo’s front page and watch how they create news headlines to get people interested.

    You might add a video or a related pic or two to get readers excited about everything’ve written. In my opinion, it would make your posts a little bit more interesting.

Speak Your Mind