Niños y adolescentes, pequeños monstruos

Siempre que veo telenovelas infantiles o adolescentes tengo ganas de querellarme por crueldad mental, pero dudo sobre si sería conveniente querellarse contra los padres de los protagonistas, que aceptan que criaturitas sean utilizadas para semejantes desatinos, o contra las cadenas que las producen o transmiten, por infligir esa tortura a los espectadores, que se agrava, además, porque se trata de novelas interminables, con renovación total de la trama y del elenco cada cierto tiempo, hasta el punto de no sabe ya lo que se está viendo.

Todos esos niños, disfrazados de esperpentos, tan recolocados y poco espontáneos, bailando todos con movimientos y coreografías mecánicas y “robotiles” y esos adolescentes, tan arreglados, acartonados y artificiales producen grima y rechinan los dientes.

Para mayor daño, las telenovelas infantiles y juveniles, sobre todo las juveniles, retratan unos mundos, absolutamente copiados de los seriales norteamericanos, que no sólo tienen poco que ver con nuestras vidas reales, sino que encima contribuyen a extender la idea de que ese estilo de vida es el “ideal” a copiar y debe ser al que todos aspiremos, con la consiguiente frustración de los jóvenes que sigan las series, que tienen pocas o ninguna posibilidad de alcanzar esos niveles de vida.

En las series juveniles, además, todos los jóvenes aspiran al éxito a través de la música, todos quieren ser cantantes y bailarines, o modelos y ninguno aspira, no sólo a una profesión “normal” sino a ninguna a la que haya que llegar a través de un mínimo esfuerzo intelectual.

Entre los “pequeños monstruos”, qué decir de la inefable Belinda, una de las niñas más cursis y estomagantes del mundo artístico, que ha pasado de ser una adolescente prematura a ser una adulta enana, con esa forma tan engolada de hablar, o de la pobre la pobre Danna Paola, a la que recordamos en su papel de Maria Belén, ¡qué monstruito de niña, pobre criatura!, con esos rizos y esos parlamentos tan redichos, o también Anahí, que parece que si alguna vez se da un golpe en la cara se le va a resquebrajar la careta de maquillaje, siempre subida a unos disimulados zancos para disimular que es bajita, pero con el pelo siempre perfecto, de peinado y teñido, como si lo ideal es que las niñas se pasen media vida (y se gasten medio sueldo propio o ajeno) en la peluquería…

En la tropa más menuda, hay alguno que se salva, de momento, debido a lo pequeñísimo que es, pero que lleva carrera de monstruo en cuanto cumpla 2 o 3 años más, en una carrera frenética en la que los actores ya están quemados cuando cumplen 6 años y que requiere que permanentemente se ofrezcan nuevas víctimas blanditas a ese monstruo devorador, o lo que está ocurriendo actualmente con la telenovela Rebelde, con la incorporación continua de nuevo “material” para la quema, más adolescentes de usar y tirar, para continuar con el chollo.

Por supuesto que hay niños-actores entrañables, como el niño que hacía de “Pollito” en la telenovela “La Pícara Soñadora”, que luego ha hecho una o dos novelas más, cumpliendo su ciclo profesional con menos de 10 años, o Daniela Aiedo, en “Carita de Angel” que actualmente pasan en el Canal de Telenovelas, una monada de niña, aunque la novela no se acabe nunca y la mayor parte del tiempo vaya disfrazada de mamarracho con ese uniforme y esa boina, o Daniela Luján, que era una niña muy rica y se ha convertido en una adolescente normal, aunque en las novelas la saquen siempre con unos peinados sin un solo pelo fuera de su sitio, lleno de cintitas, pincitas y otras cursilerías varias que vuelven locas a nuestras niñas. También eran muy ricas Ana Karla y Elena Paola Kegel que hacían de hija de Humberto Zurita (dos gemelas que interpretaban un solo papel) y el niño que hacía de Pepín en “Alguna vez tendremos alas”, pero son una excepción, además de que a algunos de ellos ya no hemos vuelto a verlos, y la lista de los que están “al otro lado” es interminable…

Fill out my online form.

Comments

  1. que sse muestre mas resumenes cortos y mas interesantes

  2. lamentablemente este articulo llego tarde a mi, pero quisiera saber de un niño venezolano que era el hijos de la novela la zulianita con jose baldina y lupita ferrer y siempre trabajo como el hijo de todas las novelas de la epoca. quisiera saber quien es hoy en dia…….

  3. Antonio dice:

    Como extraño las actuaciones de Maickol Segura y de las hermanas Kegel (Ana Karla y Elena Paola).
    En fin.
    Grandes tiempos y grandes actores infantiles.

  4. Liriola dice:

    hoy es 30 de agosto del 2011 y estoy viendo la novela alguna vez tendremos alas.Yo deseo saber de la vida de maickol segura y de las karla paola kegel.que son de las vidas de ellos

Speak Your Mind