Las bofetadas o cachetes

Las bofetadas, bofetones, sopapos o cachetes son un recurso utilizado en las telenovelas, que resulta hoy en día dramáticamente pobre y absolutamente desfasado. Suele ser bastante evidente que los guionistas recurren a la consabida “torta” cuando no saben qué poner ni qué hacer decir o hacer a sus personajes. Este abuso de los bofetones o de las peleas femeninas es otro de los elementos que contribuye, en nuestro parecer, a la mala fama de las telenovelas, porque son parte de un mundo irreal y absolutamente artificioso.

No podemos afirmar que en el pasado las bofetadas femeninas fueran igualmente escasas, aunque en toda nuestra vida hemos conocido a ninguna mujer que se liara a bofetadas con otra ni con otro, pero hoy en día las peleas a golpes sencillamente no se dan, y las bofetadas ya sólo forman parte de los libros de Historia, las “manos blancas” que no ofenden y esas cosas. No nos referimos, por supuesto, al maltrato ni a las palizas “unilaterales”, sino a estas bofetaditas tan estéticas con movimientos de melena y a esos revolcones por el cesped y caídas a piscinas en las que nadie sale herido de las que os incluímos esta estupenda recopilación.

En la actualidad, y para empezar, ya no es corriente que las mujeres se sientan ofendidas por el “descaro” de los hombres ni por comentarios más o menos insinuantes, y esas respuestas de doncellita pudibunda ante un frase que la protagonista considera un ataque a su honra pública (que es la importante para ella, lo que piensen los demás) lo que transmiten es que la chica en cuestión es una rancia con toda las letras, en vez de una chica MUY decente. También hay que tener en cuenta que hoy en día no estamos tan seguras de que el hombre en cuestión no la devolvería, porque aunque ellos sean físicamente más fuertes, tan malo es utilizar la violencia en un sentido como en otro, por lo que si la mujer abre la veda, corre peligro de que el tiro le salga por la culata, y la mayoría de los seres humanos tenemos un sanísimo instinto de supervivencia que nos hace no meternos en situaciones de las que prevemos que no podemos salir ilesos.

Históricamente, las mujeres con intención de herir al contrario han recurrido con mucha más frecuencia al comentario hiriente, al sarcasmo, la burla, cuando no directamente el insulto. El habla y el lenguaje son las armas típicamente femeninas. Sin embargo, en las telenovelas los personajes femeninos no suelen utilizar este este método, más que nada porque en el entorno machista de las telenovelas las mujeres inteligentes, rápidas y agudas que le ganan la escaramuza al galán en el terreno intelectual no se considerarían nada atractivas ni le harían quedar a él en buen lugar. Si en una pelea, la chica vapuleara verbalmente al chico, perdería su popularidad y pasaría a ser considerada por el público como una perra sin compasión. Más machismo encubierto.

Hay otro aspecto que hace que las bofetadas telenoveleras sean tan absolutamente falsas y del que nunca se habla. ¿Ustedes conoces a alguien que ante una amenaza física, como es ver alzarse un brazo y una mano que se dirige hacia nosotros aunque todavía no lo hayamos identificado racionalmente como una agresión, no se aparte o levante los brazos para protegerse? Dar una bofetada de esas tan redondas, en plena cara, es mucho más difícil de lo que parece, y cualquiera que se haya pegado en la infancia con otros niños lo sabe. Sin embargo, los abofeteados de las telenovelas aguantan el sopapo a pie quieto, sin esquivar la cara ni el cuerpo ni adoptar ninguna postura defensiva ¡qué mono, pero qué falso!

Sentada nuestra opinión contraria a la utilización de las bofetada como expresión de orgullo ofendido hacemos un breve repaso de la historia del cachete en las telenovelas. La abofeteadora más tenaz (en el sentido español y no colombiano, o sea pertinaz) cursi y relamida es sin la menor duda la actriz argentina Andrea del Bocca. No hay ni una novela de Andreíta en la que no se le escape la mano, qué aburrimiento, porque también desde la carnicería que Lorena Bobbitt perpetró en su marido, tampoco hay una novela de esta actriz en la que no amenace a alguien con cercenarle el miembro viril, siempre acompañando la amenaza con la expresión “zácate” y gesto de dar hachazo.

Otra reina de las bofetadas más rancias es Angélica Rivera, quizá porque es una actriz absolutamente cateta para las expresiones dramáticas así que, si su cara de palo no expresa nada, la tienen que poner a dar tortas para que se note que está muy enfadada. No se pierdan esta escena de “Angela” que ya pusimos en su día como ejemplo de beso acartonado. Es que la escenita es ruborizante… lo tiene todo la condenada.

Hay otros tortazos, sin embargo, que el espectador está deseando que se den, que ocurran, y uno de los más emblemáticos es el puñetazo de Rosario Guerrero le propina a la elementa que la empuja a la piscina. Aunque todos le aplaudamos el gesto, la verdad es que, como es natural, Rosario se queda horrorizada de su exabrupto, además de que se le queda la mano hecha fosfatina, porque esa es otra, en la mayoría de las películas parece que pelear a puño desnudo es una cosa facilísima y aunque es habitual que se maquillen heridas en la cara como resultado de una tunda, ni se menciona que las manos se te pueden partir en mil pedacitos. Y es que “La Hija del Mariachi” es buena hasta en eso…

Peleas divertidas sí que hay, pero esa es otra historia. Además, las peleas divertidas de telenovela de las que tenemos constancia son todas peleas entre hombre. Como ejemplo, os incluimos aquí las peleas de los hermanos Reyes, en “Pasión de Gavilanes”, y por supuestísimo, las peleas entre Francisco-Emiliano y el Coloso en “La Hija del Mariachi”.

Fill out my online form.

Comments

  1. mayte dice:

    Buenas tardes, vuelvo a estar de acuerdo con su artículo, no soy partidaria de la violencia ni física ni sicológica, creo que ya lo dije en otro comentario.

    Además no me gusta que si la bofetada la da el hombre, es un maltratador, pero si la da la mujer, no. Claro que sería un logro muy grande que los guionistas se pararan a pensar en el daño que hace a las mujeres en general, tener como argumento de defensa la bofetada.

    Crear personajes que sean capaces de defender sus ideas con argumentos, es más complicado, que tener muñequitos del pim, pam, pum.

    Pero es que si añado a esto lo mal que lo hacen, es que ¿cuántas escenas no destrozan por una bofetada mal dada? Y esas caídas al agua, en las que en la escena siguiente, y sin cambiarse de ropa ya están sequitos y repeinados. Me estoy acordándo ahora de la escena de “La mentira” que están en el barco y Guy le echa en cara a Kate, que la ha estado buscando como un tonto y ella le contesta “error, hay que buscar usando la cabeza” esos diálogos, son los que por lo menos a mí, me gusta encontrar en las novelas. En las novelas de época es distinto, ahí hay que retroceder a las costumbres de entonces y una bofetada, un golpe con el guante, están más a tono, pero hoy en día tendrían que pensar que muchos seguidores son gente muy joven, y que luego en su vida privada actuan según lo que ven, si ya recomiendan y me parece muy bien el uso de preservativos, el cuidarse, beber con moderación, usar el cinturón de seguridad en el coche, etc. también tendrían que utilizar a los personajes para que los televidentes usen la cabeza para pensar y no para embestir.

  2. Maggie Bee dice:

    Caray que bien “diseccionada” quedó Andrea del Boca, es verdad que ver una novela de ella es ya verlas todas…….. claro que tanta culpa es de ella como del escritor de sus novelas, que toca tres palos a la hora de escribir sus historias. No se arriesga nunca y se repite, más que el ajo. A ver cuando tengo oportunidad de ver sálvame María que creo que fue escrita por alguien distinto a Enrique Torres.

    Y al respecto de las demás tortas, mi abuela solía decirme “mas contundente es la inteligencia que la fuerza”…será por eso que disfruto más cuando a alguien “se lo papean” con frases ingeniosas que no cuando se vuelven magullan con derechazos a lo kid pambelé.

    Me acuerdo que ante un ataque descarnado contra las del cuartel por parte de Hugo Lombardi delante de la Boloco, Betty le dijo que es que a ellas le pagaban por “aguantarlo”….

    Dos de la hija, la primera por ser la más temprana, cuando allá por el capítulo 26 de telefutura, tras la fallida encerrona de la recua de brujas para Rosario, cuando lo del cumpleaños de Macías; este, Javier, se encara con la bruja de su mujer y le dice sin levantar la voz a duras penas “eres mezquina, Nora, verdaderamente mezquina….pero sabes que es lo peor? Qué esa es tu naturaleza. Tú eres así. No actúas en caliente. No. Eso te disculparía…..tú planeas, lo enfrías y entonces empacas tu agresión en papel de regalo…….” De lo mejor que he visto yo en la vida en cuanto a knockear a alguien contundentemente y sin tocarle un pelito.

    Y otra de la hija cuando nace la nieta de Sigi y Rosario encuentra a putínia ejem Virgina sentada en las rodillas de Pacho….. cuando este se cansa de ser un caballero y se escapa de la encerrona que armaron entre las tres casquiflojas y él en la entrada del edificio le dice a Virginia después de que ella toda “ofendida y sorprendida” le dice que si se va a ir sin despedirse…. “Ah! pero es que ¿hay alguna manera de despedirse de usted Virginia? ¿Hay algo que yo pueda hacer para no volverla a ver, o es que usted es obligatoria?” Eso a mi, me dejó placidamente feliz! No es que no disfrutara con el guantazo a la llanera, pero realmente a mi me gustan más cuando usan el intelecto….. como se dice en inglés “more brain than brawn”…..

  3. Mayam dice:

    Muy de acuerdo con el articulo. Aunque debo decir que yo recuerdo una bofetada memorable: la de Monica a Juan del Diablo cuando el, preocupado y celoso, insiste en que ella regrese a la casa comun despues de haber hecho el amor apasionadamente en la pension por por primera y unica vez desde la anulacion de su matrimonio. Monica se niega aduciendo que no estaria bien visto porque no estan casados y Juan, muy sarcastico, le contesta que, para no ofender su pudor, el no dormira esa noche en la casa. Y ella le da una gran bofetada. El instante despues de la torta crea una expectacion indescriptible: ni Monica ni nosotros sabemos cual sera la reaccion de Juan ante este bofeton inesperado, aunque nunca pensamos en que se la vaya a devolver. La tension se puede cortar durante unos segundos. Lo mejor, la respuesta de el: ese “Vamonos, vamonos” en voz baja, que no admite replica y con la mirada sublime de Palomo clavada en Monica.

  4. Mayam dice:

    Bueno, en mi respuesta anterior no aclare que la escena que describo es de la telenovela “Corazon salvaje” (Televisa, 1993). Pero es tan famosa que imagino que para la mayoria de ustedes esta puntualizacion es innecesaria y ya lo habian comprendido desde el momento en que leyeron el nombre de los personajes.

  5. anónimo dice:

    mayam justamente yo tambien pense en esa bofetada que no creo que este fuera de lugar porque aparte del sarcasmo de juan ella estaba muy alterada por el incidente con andres

  6. luigichido dice:

    Los gobiernos de todos los países deberían prohibir exhibir bofetadas impunes en telenovelas, películas o anuncios comerciales.

    Toda mujer que abofetee a un hombre debe saber que irá a la cárcel, y todo hombre abofeteado debe saber que tiene derecho a su legítima defensa.

  7. larissa dice:

    las bofetadas de margarita rosa en cafe tambien eran antologicas sobretodo una que le pego al villano ivan

  8. larissa dice:

    las bofetadas de margarita rosa en cafe tambien eran antologicas sobretodo una que le pego al villano ivan

  9. larissa dice:

    las bofetadas de margarita rosa en cafe tambien eran antologicas sobretodo una que le pego al villano ivan

Speak Your Mind