“I believe in love” – KBS2 (2011)

Resumen y comentario realizado por Maggie Bee, una de luestras lectoras. ¡Gracias Maggie!

RESUMEN

Después de que Kim Dong Hoon y Seo Hye Jin se casaron y con el fin de permitir que Hye Jin cumpliera su sueño, Dong Hoon envía a Hye Jin a estudiar al extranjero. Dong Hoon cuida solo de una hija. Después de terminar el estudio, Hye Jin regresa a Corea y trabaja como curador. La historia del Vice-Rector Kim y su esposa, y las pruebas y tribulaciones que enfrentan a fin de crear una familia cálida y feliz.

NUESTROS COMENTARIOS

Esta novela la vi por la sonrisa de Lee Sang Woo.

Me ha parecido lenta… Y decepcionante en un 90% también. Y me decidí a hacerle una reseña porque es de las largas y a Marta las largas no le suelen gustar mucho. NOTA DE MARTA (Y los dramas con miles de personajes me gustan aún menos).

Novela coreana coral, que gira en torno a una familia de Seúl, cuya matriarca es la Sra. Cha Gui Nam (la actriz Na Moon Hee –a quién ya conocimos en “Padam padam” como la pescadera, abnegada madre de Jung Woo Sung) vive en casa con uno de sus dos hijos, el vicerrector de un colegio de secundaria, Sr. Kim (Song Jae Ho –a quien también vimos en ‘I miss you’ en el papel de Choi Chang Shik), casado con una mujer que es la típica suegra coreana, de esas que como Corea es puntera en tecnología, ya no vuelan en escoba – Lee Mi Kyung se llama la sacrosanta suegra. El señor y la señora Kim son padres de familia numerosa.

Conviven con el ella, entre otros su nieto mayor, Kim Dong Hoon (Lee Jae Ryung fue el actor que le dio vida, a quien no conocía yo de antes y a quien francamente; si no me lo vuelvo a encontrar, tampoco me voy a entristecer), su mujer Seo Hye Jin (la actriz Park Joo Mi, la madre soltera de ‘A gent’s dignity) y su hija Kim Hwan Hee esa niña tan rica a quién ya habíamos visto hacer buenas migas con Jang Hyuk en “Robber” y luego hay otro millón de personajes de los que hablaré luego.

La historia principal es la de este nieto, Kim Dong Hoon y su esposa. Él es un personaje que me sacó bastante de quicio, y me hizo acordar mucho al poema de Alfonsina Storni, ‘Hombre pequeñito’ Es el hombre más egoísta- Lo que más me pudre del personaje es que la mayoría de los televidentes lo apoyaban pese a lo déspota y estúpido que es.

Dong Hoon es un electricista que una vez en un servicio en una escuela de arte cae rendidamente enamorado de una de las estudiantes., Hye Jin, que es una artista plástica extraordinaria de un porte exquisito y elegante que tiene el mal fario de proceder de una familia cuya única riqueza a su nombre es un gran cúmulo de desgracias, todas avenidas por la afición malsana del cabeza de familia a aquellas botellitas verdes que tanto consumen por Corea.

Hye Jin no se enamora de Dong Hoon pero si le está muy agradecida, máxime cuando él, viendo como su mujer se consume ante sus ojos por la tristeza de no poder realizarse, decide vender su casa, pagarle un post grado en Paris y hacerse él cargo de la hijita bebé de ambos. Ella se va 3 años a Paris, mientras su marido e hija se mudan a casa de la abuela.
Obviamente, aquí empiezan las críticas a veces veladas, a veces abiertas de toda la familia, porque ‘que tenía que ir a hacer una mujer respetable a seguir formándose cuando lo suyo es quedarse para atender a su familia’. Se nota que a Dong Hoon le gusta que le doren la píldora de tal manera; es que se le nota como se esponja cual pavo real.

Una vez de vuelta en Seúl con su post grado bajo el brazo, a Hye Jin no le queda otra que ajustarse el mandil y empezar a servir a todos los de la casa, porque como es costumbre confuciana, la mujer casada es la chacha mientras que las solteras se sientan, hermosas ellas, a que las atiendan.

Una amiga de la época de la universidad, que sabe del valor que tiene Hye Jin, la enchufa en una galería de arte recién inaugurada. Como dice el dicho, el mundo es un pañuelo, y en esta ocasión, el dueño de la galería es Lee Sang Woo, quién se había quedado prendado en Paris de una belleza asiática con quien se cruzó una vez en un museo, cuando Hye Jin estaba bosquejando un Rodin. El jefe de la galería es del todo respetuoso con Hye Jin porque la sabe casada y se conforma con ser su amigo, cuando a Hye Jin se le acumulan los problemas de índole familiar tanto por el lado paterno como por el lado matrimonial.

Dong Hoon aparte de mofarse un rato del mundo del arte pues para él es incomprensible, parece que se ensañara en hacer cosas que a ella la sacan de quicio (y a mí también, todo hay que decirlo) como escanciarse las sobras del plato de su mujer en el suyo ‘porque qué hay de malo comerse las sobras de mi mujer’ – ejem- para empezar que están en un restaurante. Se nota que al caballero no se le da mal eso de mortificar a su señora.
Además del encantador marido hay un grupúsculo de arpías que no le perdonan a Hye Jin que esté trabajando y codeándose con la alta sociedad coreana y deciden mandarle alevosamente a Dong Hoon unas fotos de Hye Jin con su jefe haciendo negocios para la galería pero claro, el señor electricista saca todo de contexto y se mete a juzgar nublado de verde celos.

El jefe de la galería se lleva un puñetazo rompe narices por haber ‘osado’ colgar un cuadro hecho por Hye Jin en su etapa universitaria (del cual Dong Hoon no tenía la más mínima idea que existía, dada su peculiar aversión al mundo artístico) y su mujer termina desterrada, devuelta de mala manera donde sus padres como si fuera una mujer caída. Le faltó coserle una ‘A’ escarlata en el corpiño.

Hye Jin se encuentra entonces absolutamente sola y sufriendo el escarnio de todos los que tenían que estar apoyándola. Es de verdad absurdo. Me caen tan mal todos los que tiene alrededor que me paso el rato deseándoles gota o cistitis. Pero es que lo más sangrante de todo, es que el público coreano también empezó a decir basura con este tema y la dirección del drama decidió cortar por lo sano, sacar a Lee Sang Woo de la novela y dejarme huérfana de lo que me había hecho empezar a verla. Muerto el perro, se acabó la rabia, y a Hye Jin le ‘conceden graciosamente’ volver al seno familiar donde los méritos los hace: fregando, planchando, cocinando, atendiendo a todos y calladita que está más bonita.

Su ‘caballero esposo’ después de un tiempo prudencial le concede el derecho de volver a trabajar en la galería, donde ¡oh sorpresa! Ahora el jefe del cotarro es una mujer, así ya no se puede volver a descarriar. Como ya dije antes, el actor que interpretó el personaje de Dong Hoon, si no lo vuelvo a ver, eso que saldré ganando yo. Existe el desprecio, y después lo que siento yo por él.

Además de estos personajes tan entretenidos por la otra punta, tenemos a otro millón y medio de gente que pasaba por allí

1.- Viviendo en la misma casa con la abuela tenemos a la nieta menor Kim Myung Hee (Han Chae Ah -la espía cantante de Gaksital) y otra chica de la edad de esta última a la que adoptaron hace unos cuantos años; al quedarse ella huérfana y que se llama Choi Yong Hee.

2. Una hija casada que vive aparte con su marido, Kim Hae Hyo (el cocinero amante de la hermana divorciada de Kim Sam Soon) que es profesor de aquellas academias tan populares en Corea llamadas ‘cram schools’ que es donde recalan los estudiantes al final del día escolar… ¡para seguir hincando los codos hasta la media noche!-y sus tres hijos. Ella es una desastrosa ama de casa pero una brillante escitora de dramas.

3.- El segundo hijo de la matriarca, es un escritor de tv Kim Soo Bong casado con una actriz de dramas Yoon Hwa Young. La pareja del escritor y la actriz tienen un hijo que se dedica a la música.
Esta familia hablando en plata, es un tanto desastrosa, viven en una casona (Aquella que ya salió en ‘prosecutor princess’, la blanca pendiendo de un risco) la actriz va por la vida de diva; más o menos una especie de María Félix a la coreana; tiene condenado al ostracismo a su marido el escritor; a quien no le permite salir del sótano, ni dirigirle la palabra.

Ella compra comida, para ella. Él tiene un infernillo en el sótano donde se hace olla tras olla de ramyun; de vez en cuando, como las ratas, hace incursiones subrepticias y con nocturnidad y alevosía a la nevera de arriba para robarse un huevo o dos para sus tristes cenas. Son un matrimonio pésimamente mal avenido. Soo Bong es un guarro de libro, no se pasó un peine ni se afeitó en todo lo que duró la novela al aire, ni se cambió de ropa y a mí me daba grima cada vez que salía en escena. Encima es un escritor mediocre al que su sobrina le tiene que sacar las castañas del fuego en más de una ocasión porque si no su drama lo sacan del aire por malos ratings.

Como ya dije antes Hwa Young va de diva por la vida e igual le da llegar de la calle y meterse en la cama sin quitarse ni siquiera la chaqueta del traje, ni todos los abalorios y brillitos con los que se engalana de joyas.
El hijo de este par, hace 10 años agarró las de Villadiego, (que en Corea no es otro que Estados Unidos) y pese a que Hwa Young hace incursiones a San Francisco con asidua regularidad (tanto va de visita, que su suegra quién no se corta un pelo la bautiza así ‘Sanprancisco’).

El hijo, que se llama Sang Woo no quiere nada con ella al punto de que cuando lo tientan a volver a la madre patria con un suculento trabajo, prefiere dormir en otro lado antes de pisar la que es su casa. O avisar que ya llegó.

5.- Cierran el coro un par de hermanos: Kim Chul Soo y Kim Chul Sook. Este par no son familia pero que están unidos a ella porque su finada madre trabajó toda la vida para la actriz de asistenta, y es a quien Sang Woo consideraba su mamá. Si, definitivamente aquí hay conflicto materno –filial.

Kim Chul Sook trabaja ahora para Hwa Young en calidad de representante mientras que Chul Soo regenta un restaurante de sopa de cerdo, que tiene montado en su casa. Qué obviamente es donde llega como Pedro por su casa Sang Woo una vez que ‘pisó el palito’ de lo de trabajar para una discográfica en el corazón de Seúl componiendo música y montando un grupo de esos que tienen tantos miembros como un equipo de fútbol (Como los denominaron en aquel blog chileno)

Otra de las ‘confucianadas’ que toca este drama es el hecho de que Sang Woo se enamore de Yoon Hee (la huérfana) y que Hwa Young (la actriz madre de Sang Woo) porte el estandarte por toda la familia ante este horror y adefesio de pecado que esta parejita están pensando en cometer. A ella no le parece que su hijo se desgracie la vida uniéndose a una huérfana que lo único que puede traer es mal fario, y dado que ella es una mujer de gran calado social teme que a su hijo lo sometan a escarnio público por un despropósito tan descomunal como la catedral de Burgos.

El resto de la familia no entiende como pueden osar querer unirse en matrimonio por el hecho de que ¡son familia! Y tú, desde este lado de la pantalla diciendo ‘vamos a ver, almas de cántaro, qué todo eso está muy bien cuando hay consanguineidad, pero Yoon Hee es adoptada; que es otro tema que resolvieron sacándose de la manga que al final no, no la habían adoptado porque ella aún tiene un tío que es misionero en África y tenían que esperar que él volviese de sus misiones para pedirle el favor de permitirles adoptarla.

En definitiva que este drama no entregó lo que prometía que no era más que Lee Sang Woo, ya que lo defenestraron en par patadas y a mí me dejaron llorando por las esquinas. Como ya dije al principio es tan lenta como sentarse a ver el proceso de un cocido en olla de barro y a la lumbre de un hogar; para terminar al cabo de las horas dándose cuenta que al cocido le faltó la sal, y que a mitad de cocción le sacaron un ingrediente que para ti es primordial pero a muchos les resultó ofensivo.


REPARTO

Song Jae Ho como Vice-Principal Kim
Sun Woo Yong Nyeo como Lee Mi Kyung
Lee Jae Ryong como Kim Dong Hoon
Park Joo Mi como Seo Hye Jin
Moon Jung Hee como Kim Young Hee
Lee Sang Woo como Han Seung Woo
Hwang Woo Seul Hye como Choi Yoon Hee
Han Chae Ah como Kim Myung Hee
Kwon Hae Hyo como Kwon Ki Chang
Lee Pil Mo como Kim Woo Jin
Jo Jin Woong como Kim Chul Soo
Park In Hwan como Kim Soo Bong
Yoon Mi Ra como Yoon Hwa Young
Na Moon Hee como Cha Kwi Nam
Ha Jae Sook como Kim Chul Sook
Kim Hwan Hee como Kim Ran Yi
Yoon Hong Bin (윤홍빈) como Kwon Jae Hyun
Oh Jae Moo como Kwon Doo Hyun
Kim Dan Yool como Kwon Doo Hee
Lee Il Min como Young Soo
Sung Yong (성용) como Jo Young Woo
Young Hoon (영훈) como Kang Hyun Soo
Park Mi Young (박미영)
Han Joon (한준)
Joon Yong (준용)
Sun Woong (선웅)
Kim Yoo Ri

Fill out my online form.

Comments

  1. Hola te entiendo perfecto, justamente acabo de terminar una Feast of the Gods que solo la soportaba por este chico que sonrisa que cuerpo ,uff sus escenas de piscina babas continuas. El resto esta familia de cocineras todas para el manicomio ,esta pensando en ver otra suya Don´t Hesitate esta super larga 98 cap va ser esto como volver a telenovela la cosa que viki milagro deja ver.
    Esta que comentas como que me da mejor paso ,suerte con la siguiente ,haber que tal te resulto Aragan

  2. ¿Ya funciona bien la página? Mira que no quiero escribir y que se me pierdan otra vez los mensajes.

    Gracias por el coment, Maggie. Menuda forma de estrenarte, con una que por lo leído se ve que no te gustó nada jeje Yo no puedo opinar, no la he visto. Acabo de terminar de bajarme el pack completo de Feast of the Gods porque también trabaja Lee Sang Woo y otro que me chifla, Joo Sang Wook. No sé qué tal resultará. A mi lo del tema de las largas pues mientras me gusten no se me hacen largas, además son 50-60 capitulos que tampoco es para tanto, que si antes nos tragábamos muchas novelas de casi 200 caps lo otro no es nada.La última que he terminado es la de Unexpected you que tenía 58 y me lo pasé bastante bien. Y tenemos el ejemplo de Family Honor también larga y con muchos personajes que por aquí creo que nos encantó a casi todas incluída Martanim, aunque diga que no le gustan las largas con mucha gente 😉

    Saludos a todas. A ver si volvemos a la normalidad.

  3. MartaH dice:

    La página sigue sin funcionar con normalidad, pero en principio no se pierden los mensajes, sólo que tardan en salir porque esperan a que yo les dé el aprobado, y hoy porque es fiesta, pero si no sólo le doy al botón cuando salgo de trabajar.

    A mí no es que no me gusten las largas, es que cuando más largas más relleno les meten y más personajes y más posibilidades hay de que una de las tramas me cargue y eso me da pereza. Esta que ha visto Maggie no me la planteé porque era de tema familiar, y a mí las de tema familiar me interesan cero patatero, así que lo tenía todo como para no verla. Creo que es una de las chicas de Dramabeans la que dice que no conoce ninguna historia larga que no se pudiera haber contado en menos capítulos y salvo que esos capítulos estén llenos de cosas emocionantes, como Family Honor, en general las historias con abuelitos, padresy nietos, a mí me suele sobrar al menos una generación cuando no son dos. Si va a ser larga, por lo menos que sea de amooooooor.

    Terminada Arang ahora estoy viendo Next Rebirth con el actor que hacía de hermano segundo en Ojakgyo Brothers, el periodista, ese que Maggie dice que se parece a Chabeli Iglesias.

  4. María Luisa dice:

    Maggie que gran comentario, me has hecho reír. Lástima que te toco verla y terminarla y que encima te quitaron el incentivo. De este drama no había oído, pero por lo que dices, no me pierdo de nada.

    Saludos.

  5. ¡Flor de verano! También estaba esto y de verdad que hasta hoy no estoy viendo que aquí hay movimiento y desde hace tantos días ¿Le digo a Iker Jimenez para que investigue? 🙂

    Pues ajá, a Lee Sang Woo le gusta que lo agarren de felpudo ¡eche no joda! esa de Feast es infumable, pero no se lo pierdan que en “Life is beautiful” que también está él y que tampoco le va a gustar a Marta por lo de la coralidad del tema también lo agarran de chivo expiatorio, en Horse doc no le va mejor y en Childless comfort 3/4 de lo mismo…son ejercicios del todo frustrantes cuando escoges una novela por él.

Speak Your Mind