Finaliza la polémica telenovela cubana Diana

Si habéis visto primero el vídeo antes de empezar a leer, os habrá chocado el principio de esta telenovela que ha marcado un antes y un después en la historia de la telenovela en Cuba. Se trata de la “telenovela” Diana de 35 capítulos que ha ocupado el horario tradicional de la parrilla cubana en la que se emitía los lunes, miércoles y viernes y que finalizó estos días. La polémica estalló porque tanto la forma narrativa, los planos y escenas, como la temática tratada no son propiamente de una telenovela si no de una serie y ha provocado una auténtica guerra entre los fans y detractores de la novela. El director y guionista de Diana, Rudy Mora así lo reconoce y así quiere que se trate su obra pero no todos los cubanos han sabido digerir este cambio tan brusco, y que en ese horario se emita una serie que pone el tapete la realidad cubana y que no cuenta una historia típica con la que evadirse de la realidad.
La teleserie plantea temas sociales de la realidad cubana desde el núcleo familiar como vive la familia su cruda realidad y los problemas que a ésta le ocurren desde el punto de vista de conflictos sociales, familiares o de vivienda. Un planteamiento arriesgado y atrevido dada la situación que atraviesa el país.

Justo hace unos días escribíamos aquí sobre las telenovelas híbridas y el que nos den gato por liebre. En algunos casos como en Cuba quizás una apertura de este tipo no venga mal para utilizar un medio de comunicación como herramienta de crítica social, y porque no en un formato tan propio y latino como la telenovela aunque se sigan métodos poco hortodoxos lo mismo creemos que pudo ocurrir con Sin tetas no hay paraiso que se utilizará el sistema de versión diaria para contar otra historia diferente de otro modo. Que haya esta apertura en los países que siempre han hecho la misma telenovela nos parece bien y creemos que sea útil que las productoras latinas se arriesguen a crear series aunque sean de emisión diaria. Lo único que reivindicamos es que sepamos diferenciar una cosa de la otra, como bien reconoce Rudy Mora en la entrevista que ilustra el final del artículo. Una interesante entrevista para los que ya estamos tan apasionados con el género que nos encanta oír a directores y guionistas hablar sobre sus obras. Muy recomendable, porque comenta algunos conceptos que nosotras ya planteábamos sobre lo que se considera telenovela y no.

Fill out my online form.

Comments

  1. No voy a opinar sobre lo escrito porque, para empezar
    ni sabía de la existencia de esta novela, y para ser
    sincera nunca he sabido de otra novela desde que dejé
    mi país, pero como en el artículo de apertura mencionan
    la situación de Cuba y sus problemas sociales,lo único
    por lo que quizás quisiera rogar es que a ninguno de
    los escritores de la Isla se le ocurra tomar el camino
    de Colombia y acabar de enloquecer a un pueblo que ya
    ha sufrido más de lo que puede aguantar y hacerle
    tragar día a día, como parte del poco entretenimiento
    que tiene, novelas miserables que lo haga sentir
    más infeliz de lo que ya es y recordarle el hambre
    y la miseria que son la mayor parte de su vida diaria.

  2. claudia dice:

    La mayor parte de los cubanos que salen siempre estan ardidos, la verdad por una parte tambien en Cuba se vive bien, talvez no nos preocupamos por pagar impuestos elevados, de ver que siempre hay mucha droga que tus hijos tengan compañeros que traigan armas etc

    si hay que hace falta pero si solo tuvieramos mejor calidad en la comida, pero sabemos que el dia de mañana si la comida es mala en todo el mundo estamos acostumbrados,

    estar afuera solo es vivir como de vacaciones pero aqui siempre estamos con la gente de nuestra sangre…

    no ser resentidos, mejor ayuden como hacer feliz primero tu y luego aqui…

    de marianao.

  3. Vaya, y vecina también, pero desde luego de distintas
    opiniones.

    Hay algo que se llama “costumbre”, como nos acostumbramos
    a lavarnos los dientes al levantarnos y después de comer
    aunque no hayamos comido, éso es costumbre, no vivir bien.

    El andar en “chancletas” constantemente en lugar de usar
    zapatos, es “costumbre”, no vivir bien.

    Decir que en Cuba se vive bien es “costumbre”, aunque
    forzada, no es vivir bien.

    Y los que se han “acostumbrado” es porque nadie ha hecho
    lo que se ha necesitado por tantos años, PELEAR POR LA
    LIBERTAD DE NUESTRO PAIS, y que los que tienen lo
    necesario para empezar, continuar y ganar la pelea
    para liberarla, no solamente se han “acostumbrado”,
    sino que se acostumbraron a la verdadera buena vida
    en lugar de buscar la manera de hacer algo, pues
    puedes creerme que contactos tienen y la plata para
    pagarlos también, pero quien necesita salir a trabajar
    por un cheque semanal no puede afrontar dicha pelea.

    Yo no discuto sobre política, nacionalidad ni religión
    pero no me quedo callada cuando alguien abre la boca
    para decir algo de la comunidad cubana o de Cuba, sin
    saber lo que está diciendo.

    Opiné sobre una novela de MI PAIS y aquí quedo, esperando
    que cuando los de aquí se decidan a dar un paso, los de
    allá estén listos a dar uno también en lugar de andar
    lloriqueando y culpando a los que tuvimos que dejar
    a nuestra familia y a nuestra tierra, a lo que nunca
    nos hemos “acostumbrado”.

Speak Your Mind