Estrategias tipo “Gran Hermano”

350hermano

En los últimos tiempos ha llegado a las telenovelas el truquito de introducir escenas pretendidamente escandalosas para subir audiencia, pero como es costumbre en el mundo telenoveleril, no se trata de verdaderos escándalos que, en el sentido de “atreverse” o romper con los esquemas hasta tendrían gracia, sino que se trata más bien de “escandalitos”.

Hace poco tiempo criticábamos aquí la tontería de los “cameos” o aparición de personas famosas o famosetes que hacen de sí mismos, algo que salvo en el caso de “Betty la fea” donde aparecían artistas colombianos para demostrar el carácter cosmopolita del desfile que Betty organiza, no aportan nada, sobre todo si se tiene en cuenta que las escenitas de marras no suelen tener ni pizca de gracia y muchos de los artistas invitados lo hacen fatal, (no se lo reprochamos, después de todo no son actores). La aparición de esos artistas sirve como “carnaza” para los medios, alguna noticia que publicar que, a la vez, hace propaganda gratis del programa y atrae temporalmente a espectadores que quieren ver a su estrella favorita, aunque su interés en las telenovelas sea cero patatero. De momento, el que más abusa de esta técnica es Salvador Mejía, pero a juzgar por lo malísimas que son sus producciones, quizá no tenga otro remedio, aunque mejor haría en gastarse un poco más de dinerito en buenos guionistas y no en rodar tamañas majaderías.

La última moda es la de los culos, traseros, nalgas, glúteos (en otros países cola, poto…) o como quieran llamarlos (siempre que no sea “pompis” que hasta ahí hemos llegado), y el truquito consiste, como habrán adivinado, en que nos enseñan el trasero del actor de turno, guapazo él, para ver si los espectadores, presos del furor, nos quedamos pendientes del televisor por si nos enseñan algo más, y así sube la audiencia y el rating…

Culos, lo que se dice culos (una advertencia para los lectores no españoles. En el español de España la palabra “culo” no es especialmente grosera ni soez, sino una palabra de uso relativamente corriente), ya habíamos visto al comienzo de ese engendro de novela llamada “Se dice amor“, donde Juan Darthés nos enseñaba su “derriere” suponemos que como advertencia de que aquel era el único momento de la novela en el que nos íbamos a divertir. Luego también le llegamos a ver el trasero a Manolo Cardona en “Por qué diablos” durante un instante brevísimo, aunque no parece que la intención fuera ganar audiencia, pero es que últimamente la frecuencia “cular” está aumentando exponencialmente y a veces las intenciones de este “destape” son precisamente desviar la atención y hacernos olvidar que la novela en cuestión hace aguas por todos los lados. Algo así como esos espantosos “realities” en los que la gente hace de todo y se pone en ridículo con tal de salir en la tele y ganar audiencia.

MarkTacher

El caso más evidente parece que ha ocurrido con la escenita del trasero de Mark Tacher en “Los Protegidos“. Durante unos días, los cruces de comentarios en los foros de Internet versaban todos sobre el mismo tema: que qué culo, que mmmmm qué culo, que este chico está para comérsele, que por el culo parece que Mark hace últimamente mucho deporte, que por qué no enseñará más el culo, que cómo hemos podido vivir hasta ahora sin ver ese culo…como ven, todos los comentarios muy relacionados con el tema de la novela.

Y cuando no son culos, son torsos. Desde que descubrieron el filón en “Pasion de Gavilanes”, no hay actor que se precie que no nos enseñe sus pectorales, que en algunas ocasiones (como en “Pasión de Gavilanes” y las novelas de nuestro Facu, están de toma pan y moja) pero que en otro casos (“Fuego en la Sangre”) están un poco pasaditos, o de años o de kilos y resultan contraproducentes y ridículos.

Entendámonos, a nosotros no nos molesta el destape en sí, después de todo, también tenemos nuestro corazoncito, lo que nos parece pan para hoy y hambre para mañana es utilizar el “destape” (como en la España de los 70) como método cutre de ganar audiencia. O sea, si el destape es “además de”, además de un buen guión, una buena producción, unos buenos actores…nos parece de perlas majórica, pero si es “en vez de” todos esos elementos, el recurrir al destape nos parece un recurso barato, pobre y adolescente. Y para adolescentes, ya tenemos las telenovelas juveniles. Y es que no queremos ser malos, pero la adolescencia es la única edad en la que se justifica que la vista de un buen culo compense de todo lo demás. Después de todo, hormonas son hormonas. Ya en la edad adulta, como que es un poco patético.

Lo que no sabemos es si consiguen el efecto deseado, es decir, es evidente que la aparición de “la parte posterior de cuatro letras” (otro eufemismo para el culo) de un actor guapete da que hablar, pero ¿sirve para aumentar la audiencia? Y algo más ¿sirve para aumentar la audiencia de forma sostenida, que es lo que atraería a los anunciantes? Pues esperamos que la respuesta sea no y que la afición de los productores a destapar a nuestros héroes sea sólo muestra de su ausencia de ideas (y si no es ausencia, que presupondría que no tienen, es abundancia de ideas, pero de las malas), porque si sí les sirve veremos progresivamente que los argumentos de las telenovelas irán degenerando y simplificándose (aún más) y que la única complicación argumental será cómo justificar que los actores salgan enseñando el final de la espalda (otro nombre que no habíamos utilizado hasta ahora) una y otra vez y puedan decir tan tranquilos “son exigencias del guión” ¿del guión?

¿Se imaginan un futuro en el que, en vez de conocer a los actores por sus caras los conociéramos por su culo? ¿Habría que crear cursos en la academia de Lee Strassberg para la expresividad cular? ¿Y los Oscar, sería necesario crear una nueva categoría para los premios? Algo del estilo, “mejor culo original”, y por si es operado, “mejor culo adaptado”… Inenarrable.

Fill out my online form.

Comments

  1. 🙂 Buena manera de empezar el día, riendo a mandíbula batiente. Leyendo esto me acordé de un chistecito monjil de hace marras…. Había un monje adicto a los crucigramas que una vez al no dar con la respuesta le preguntó al abad “señor… palabra de cuatro letras, referente a la mujer y que termina en OÑO”…………………..
    “Moño, hermano, moño”
    “ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh” 😉

  2. Lo mejor que he podido hacer hoy por la mañana temprano, ha sido encender en aparatejo este y leer vuestro artículo, sois tremendas, no sé quien es la autora, pero ha conseguido la cuadratura del círculo. Pido vuelta al ruedo con 2 orejas y rabo.

  3. genial articulo, me ha servido para echarme unas risas q nunca vienen mal

  4. ALEJANDRA R. dice:

    jejejeje excelente articulo y muy atinado y quiero aclarar que yo que soy una adolecente opino igual que ustedes un ejemplo claro de ese desfiles de artimañas para atraer audiencia a su novela es de FUEGO EN LA SANGRE pero bueh…que se puede hacer eso si que por favor al menos lo sepan hacer y para muestra un boton os recuerdan la escena en que yañez hace pan sin camisa osea a alguien le parecio es “sexy” asco era lo que daba pero que se hace…

  5. Jaaaaaaaaaaaaaaajajajaja la presencia ‘cular’ jaaaaaaaaaaaa, bueno, con eso me alegraste el domingo. Como siempre, un gran arti-culo 😀

  6. Jessica dice:

    ¡Hah, se te olvidaron las tetas! Como en Gitanas. No sé cuántos han notado, pero a la protagonista se le ven las tetitas completas en una ocasión. Aunque también hay culos regados por ahí en otros capítulos, claro está.

    Estoy de acuerdo contigo en lo patético que es el tratar de conseguir mayor audiencia por medio de los desfiles de nalgas, y es que a mí, ni siquiera siendo una adolescente, me agradan esas cosas. Veo telenovelas por razones muy distintas. A mí no me importa si el galán está “como para comérselo”. Por mí puede ser hasta algo feíto (digo feo para las expectativas de esta sociedad), mientras no sea un actor mediocre e increíble, conozca su papel, y mientras la novela misma valga la pena ver.

  7. Anónimo dice:

    yo no quiero q poli i la rubia agan el amor q feo yo queria q lo aga con la sandra q es mas guapa¿? i seguro q mejor en la cama i anque sean ermanos no son hemanos
    i esto no ase gracia
    ¿?
    ok
    ¿?

  8. When some one searches for his required thing,
    thus he/she needs to be available that in detail, therefore that thing is maintained
    over here.

Speak Your Mind