El machismo y la tiranía de la edad en las actrices

En el comentario de “La Tormenta” mencionamos de pasada el hecho de que cuando Christian Meier y Aura Christina Geitner hicieron la telenovela “Luna, la heredera” los personajes de cada uno figuraban ser de la misma generación, hasta el punto de que lo que el personaje de Aura Christina perseguía de”Mauricio García” era el matrimonio, y sin embargo, pocos años después, Christian volvía a hacer de galán, y Aura Christina, que sigue teniendo un tipo estupendo y que es tan mala actriz como era en su juventud, o sea no ha empeorado, era…¡su suegra!

Este tema no es un hecho aislado, porque mientras los hombres se mantienen en el papel protagonista, haciendo de galanes seductores, por los siglos de los siglos, a las mujeres las relegan al papel de madres sufridas en cuanto llegan a los treinta y tantos. En algunos casos es cierto que la actriz ha adquirido un aspecto de matrona (Victoria Ruffo o Gaby Rivero) poco adecuado para hacer de jovenzuela enamorada y pizpireta, pero en otros casos, aunque la actriz se conserve fenomenal (y ya es de risa que digamos que actrices que no llegan a los 40 o que los acaban de cumplir, “se conservan”) lo único que le espera es el papel de antagonista, que aunque todos los que siempre son antagonistas digan que son papeles mucho más “enriquecedores”, son papeles secundarios, cuando no es que las mandan directamente al desván.

La situación llega a ser tan ridícula que en la novela “Piel de Otoño”, donde el tema que se trata es justo el amor maduro y el derecho a una segunda oportunidad en el amor, la protagonista es Laura Flores, que no tenemos ni idea de los años que tiene, pero que figura ser madre y abuela a los 41 o 42 años que aspira al amor del “joven” René Strickler, al que debe llevar la escandalosa diferencia de ¿5 años?. Suponemos que no se atreven a ponerle ni un año más porque les parece imposible, impensable e increible que un hombre se enamore de una mujer un poco más mayor.

En “Mundo de Fieras”, aunque el galán protagonista es, nada más y nada menos que César Evora (sin comentarios), la protagonista es Gaby Espino, que por lo menos tiene 20 años menos que Evora (y si no los tiene los aparenta), mientras que actrices como Edith González, que seguro segurísimo que es más joven que él, ya le ha tocado el papel de “la mala”. ¿Y qué me dicen de “Barrera de Amor”? ¿Se imaginan a alguna actriz de la edad, y el aspecto, de Sergio Reynoso siendo la protagonista?

De la misma manera, mientras Saúl Lisazo sigue protagonizando novelas como si tal cosa, las mujeres de su edad hace años que sólo hacen de madres. Particularmente Saúl es que ya ha pasado por varias generaciones de “heroínas”, desde Lucía Méndez, Gabriela Spanic, Patty Manterola…¡pero si hasta hicieron que tuviera una edad similar a Kate del Castillo en “El Derecho de Nacer”! Y en la segunda parte de la novela Kate hace de madre de Alberto Limonta, interpretado por Miguel Angel Biagio, que debe ser de su misma edad.

Cierto es que hay hombres en la cincuentena que siguen guapísimos e interesantes, hasta el punto de que nos gustaría que siguieran siendo galanes hasta que se desmoronen de viejos. Es el caso de Humberto Zurita, o Víctor Mallarino (aunque Saúl haya ganado el concurso a nosotros nos siguen gustando más los otros), pero en general, en estos tiempos, también hay muchísimas mujeres de esa edad que están perfectas. Por no irnos muy lejos, la misma Christian Bach, la mujer de Zurita. Y de la misma forma, hay hombres más jóvenes que ya están fondones y míralos tan contentos de protagonistas.

En los demás casos, salvo en casos muy especiales (“Alguna Vez Tendremos Alas”, “Dora la celadora” o “Juana la Virgen” por ejemplo), la diferencia de edad entre el hombre y la mujer cuando el mayor es el hombre sigue sin ser un tema que se discuta en las novelas porque no se le da importancia, mientras que en caso contrario, cuando la mujer es mayor que el hombre, ese es el tema central de las mismas (la misma “Piel de Otoño” o “Mirada de Mujer”).

Y aunque hasta ahora hemos dado cera casi exclusivamente a las novelas mejicanas, en las novelas de otras nacionalidades pasa lo mismo (quizá las únicas excepciones sean las novelas argentinas y las brasileñas). ¿Han visto quiénes son los protagonistas de la novela venezolana “Trapos Intimos”? El protagonista es Carlos Montilla, que según Internet nació en 1965, por lo que tiene hoy en día 42 años, que lleva sopotocientos años haciendo de protagonista (en este momento le recordamos en “La Loba Herida”, en 1992 con Mariela Alcalá) y que entre otras actrices ha formado pareja con Daniela Alvarado (que debe tener unos 25 años). En “Trapos Intimos” Carlos vuelve a tener de pareja a una chica joven, pero lo que ya es que nos ha producido un ataque, no sabemos si de caspa, o de risa, es ver a la mujer que, otra vez, le han puesto de suegra (malvada para más señas) que por si se nos olvida quiere decir madre de su esposa, a Amanda Gutiérrez, que protagonizó “Ines Duarte Secretaria” en 1991 y que aparenta tener cuarenta y muchos, quizá 50. ¿Puede haber algo más ridículo?

Otra novela ridícula en cuestiones de edad, aunque no se trate precisamente de una mujer mayor, es “Amores de Mercado” donde Paola Rey hace de madre de un chico de unos 14 años. Esperemos que eso no signifique que la edad “peligrosa” de las actrices empieza a los 25.

Esta situación, no sólo es injusta para las actrices, sino que también contribuye a difundir la idea de que la vida de las mujeres se acaba una vez que han cumplido su papel de vientres paridores, como si las mujeres maduras no sólo no tuvieran nada que aportar a la sociedad, a sus amigos y a ellas mismas, sino que ni siquiera tuvieran derecho a disfrutar de la vida, a vivir “su vida” y esta no fuera tan interesante, enriquecedora, divertida y apasionante como la de cualquier hombre (con o sin pareja de 20 años).

Fill out my online form.

Comments

  1. sumarfi dice:

    siempre me ha chocado que pongan a mujeres jovenes de madres de algún protagonista que es de sue edad.. por muy madre precoz que fuera imposible tragarse esa rueda de molino…a no ser que nos digan que todas ellas han hecho un pacto con el demonio.. imposible.

    Todo un desdén hacia las maravillosas mujeres maduras que podian interpretarlos cien veces mejor.

  2. Pues yo creo que el hecho de que haya mujeres jóvenes que hagan de madres y hombres mayores que hacen de galanes de 25 años creo que se debe a otro fenómeno o, por lo menos, hay otra explicación posible. Me explico:

    Quizá los guionistas de telenovelas últimamente escriben más papeles de madres y suegras que actrices con estas características y, por otra parte, hay actrices que se les ha metido en la cocorota metérnoslas hasta en la sopa. Entonces, éste es el punto en que “matan dos pájaros de un tiro”:

    Utilizar a esas actrices para papeles que no corresponden con sus características físicas pero que alguien tiene que interpretar ¿no?

    Creo que esta es una hipótesis válida, aunque no tanto como la otra por ser más lo que quisiera que pasara y no lo que pasa en realidad. Porque es duro darse cuenta que los hombres tienen la “época galanesca” un poco más larga que las mujeres. Sin embargo, el argumento que acabo de exponer es al que podemos recurrir si no queremos creer el otro. ¿Quién está de acuerdo conmigo?

  3. las novelas mexicanas recaen en la idea que la actriz protagonica tiene que ser virgen, hoy en dia que una mujer de unos 25 añós lo sea es absurdo, cuanto mas las que tienen 30 y largos años…
    por ese machismo absurdo que tienen nesecidad de una actriz mas bien joven…
    espero que cambie aca en la argentina por suerte eso no exite …

  4. esto pasa porque los que escriben los libretos casi siempre son hombres y ellos en su mundo de fantasia donde tienen 70 años y aun los pintan como simbolos sexuales y a las mujeres las que no tienen cara de sufrida, amargada y virgen para estos no son mujeres dignas, se ve mucho en las novelas mexicanas, una cosa es lo que ellos quieren creer para ser felices y otra muy distinta es la realidad, basta por favor de hacer el ridiculo, millones de años de evolucion y los hombres aun no se bajan del arbol por miedo.

  5. Guicha dice:

    A mi también me preocupa que estereotipen la felicidad solamente para los jóvenes y bellos, cuando en la realidad actual, mientras más jóvenes sean los protagonistas de una historia, menos tiempo duran juntos, al contrario, las relaciones serias, sólidas, se construyen mientras más maduro se es, incluso ya con hijos o con matrimonios anteriores fracasados. Yo tengo conocidas de 40 0 50 que ahora están viviendo una verdadera historia de amor. Además, el final feliz no existe, al menos no lo vemos, se de infidelidades y divorcios después de haber celebrado bodas de plata

  6. Me parece absurdo ver a gente de 40/50 años de interpretar personajes 25/30 años .. y escribir cuentos para los “jóvenes” incluso las mujeres de 35 años y tienen emociones …
    I sería suficiente para que la edad de los jugadores coinciden o por lo menos es similar a la de los personajes interpretados

Speak Your Mind