El churro refriteado

Le copiamos la frase, que nos encanta, a una compañera “Hija de los 80” para volver a reflexionar sobre los refritos.

La mayoría de los seguidores de las telenovelas despotricamos de los refritos, nosotros en esta página los primeros. Incluso en nombre de “refrito” para denominar las nuevas versiones, es despectivo y nos trae reminiscencias de algo cargante, repetitivo e indigerible.

El caso es que, desde que escribimos la última diatriba contra el refrito hace ya tiempo (descontando las numerosas alusiones sarcásticas aquí y allí), hemos estado reflexionando sobre la naturaleza de nuestro disgusto y reniego, ya que en otras “artes escénicas” (no sé cómo llamarlas para que nos entendamos), lo frecuente y lo admitido es justo lo contrario, hacer incontables versiones e interpretaciones de los mismos textos: la obra de teatro “tal” representada y repuesta mil veces, pero en versiones con distintos actores, o directores; o la ópera “cual” no sólo con nuevos cantantes sino reinterpretadas y con cambios incluso en el período histórico en el que transcurre la obra original (ambientando en la Italia fascista una ópera que transcurría originalmente en la Italia del Renacimiento por ejemplo).

También admitimos adaptaciones de obras de teatro al cine, no sólo de obras del teatro “clásico” (obras de Shakesperare, Oscar Wilde, y en España, Edgar Neville, Jacinto Benavente… ) sino de obras modernas, (La duda, el Método Gronholm, La Huella…) e incluso podemos encontrar adaptaciones teatrales de películas, como ocurre actualmente en Madrid que tenemos en cartelera la obra “Días de Vino y Rosas” la estupenda película interpretada en su día por Jack Lemmon y Lee Remick (ignoro si en su origen la película se basó en una obra de teatro, pero la famosa es la película).

¿Por qué, entonces, nos molestan tanto las versiones de telenovelas y casi nunca admitimos que haya nuevas versiones mejores que los originales? (que seguro que las hay). Pues oigan, no lo sé, no tengo ninguna respuesta y sí muchas preguntas.

Cavilando sobre ello, la primera razón que se me ocurrió es que una obra de teatro y una película son obras visuales un poco más intelectuales, en el sentido de que apelan más a nuestro intelecto, mientras que una telenovela es un dardo dirigido directamente a nuestra emoción. Esto podría explicar en parte ese nivel de identificación absoluto que sentimos con los personajes de nuestras telenovelas, que llegan a ser tan reales en nuestra mente que no podemos admitir que “Juan del Diablo” sea ningún otro que Eduardo Palomo, que no es Eduardo Palomo, sino que es Juan del Diablo. Para nosotros, Juan del Diablo no es un personaje, es una persona, y las personas son insustituibles.

En esa identificación influye también la duración de la telenovela, que hace que se construya una verdadera relación personaje-espectador. Los personajes de las telenovelas viven con nosotros durante meses, y llegan a convertirse en alguien próximo y familiar. No es lo mismo conocer a un personaje durante 2 horas que durante 1 año. Y en realidad, el negocio de la telenovela está en conseguir precisamente eso, una identificación tal con la historia que te “enganche” y estés sentado delante del televisor (o de la pantalla del ordenador), día tras día, mientras que en las obras de teatro o en el cine, con tener al espectador pendiente del escenario o de la pantalla mientras dura la obra es suficiente. Algunas también aspiran a crearte una inquietud que te haga reflexionar durante la representación y después de la representación, pero eso no es, propiamente dicho, un “enganche”.

Pero esa no puede ser la única explicación, porque hay muchísimas películas que no mantienen ninguna tesis intelectual más allá del ¡qué bonitooo!, y también nos da igual que hagan nuevas versiones con otros actores y otro director. Por ejemplo, a ninguno de nosotros nos molestaría que volvieran a hacer Titanic con otro actor que no fuera Di Caprio, si el actor lo hiciera razonablemente bien (no hacen falta grandes alardes para ese papel) y fuera razonablemente guapo.

Quizá, sólo quizá, otro componente de nuestro disgusto esté en cómo se hacen las adaptaciones. Reconozcámoslo, en ninguna o en casi ninguna telenovela, como obra literaria o audiovisual, se propone ninguna “tesis” que pueda ser “reinterpretada” ni que admita varias lecturas. Como mucho, si uno es fiel al texto, lo máximo que se puede hacer es “lavarles la cara” en lo referente al estilismo, los decorados y la realización.

Pero el caso es que tampoco nos ponemos de acuerdo sobre si deben o no ser fieles al texto. Si adaptan el texto tal cual se escribió en su día, nos quejamos de que hacen refritos sin tener en cuenta los cambios sociales, manteniendo como terribles acontecimientos cosas que en la sociedad de ahora ya no tienen la menor importancia y reflejando unos valores ya caducos. Si, por el contrario, cambian el argumento y “lo adaptan”, entonces nos enfadamos porque han cambiado una novela que a nosotros nos parecía perfecta tal y como estaba. ¿Quién nos entiende?

La absolutamente masificación de los medios audiovisuales, la diversificación de la oferta y, sobre todo la rapidez con la que consumimos cualquier elemento consumible (y las telenovelas son uno), han ido en muchos casos en detrimento de la calidad. Ahora hay miles de cadenas compitiendo unas con otras por nuestra atención y tienen que atraernos rápidamente, llamar nuestra atención en un plis plas, aunque la telenovela sea, necesariamente, un producto de consumo lento. Por supuesto hemos mejorado mucho en la producción, los medios, la calidad audiovisual, pero las historias se han simplificado, en muchas ocasiones, hasta la estulticia. Se trata de llenar nuestros ojos de choques, fuegos, saltos, asesinatos, como si se tratara de anuncios que nos entran por el ojo sin llegar nunca a nuestro cerebro. Mensajes publicitarios de una línea, complejidad cero. Como tampoco dan abasto con la producción de una telenovela tras otra para la quema, o utilizan guiones antiguos o no hay nada que hacer, porque una obra original, como Zamora, no se construye en una hora.

El otro día comentábamos aquí el primer capítulo de una telenovela “Condesa por amor”, una tontería de proporciones gigantescas, un disparate, como la calificó uno de nuestros lectores, que es un remake de la telenovela “Girasoles para Lucía”. Otro lector nos dejó los enlaces al primer capítulo de la telenovelas original, que no habíamos visto, para que hiciéramos comparaciones, y oigan, no hay color.

Ver los dos capítulos uno detrás de otro, nos ayudó a identificar una serie de factores que, cuando los encontramos en una nueva versión, nos hacen calificar la telenovela como un refrito infumable:

– La simplificación del carácter de los personajes. En muchos refritos, eliminan aristas del carácter de los personajes y los aplanan de forma intolerable. Mientras que Lucía es una chica fantasiosa que se ríe de sí misma, pero que sabe perfectamente donde se encuentra y cuál es su situación, Ana Paula es una lerda que vive en las nubes.

– La “sobre producción”. Hemos pasado de una producción peor que casposa a una producción excesiva, muchos coches, muchas chicas, muchas mansiones, muchos ombligos, pero el resto, humo. Aunque “Condesa por Amor” no es un ejemplo de una telenovela con muchos medios, pretenden sustituir la historia por unas vistas aéreas de playas maravillosas, que nos hacen pensar en una agencia de viajes, cuando con una telenovela se trata, precisamente, de que te quedes aquí, viendo la historia, no yéndote a la playa.

– Los recortes en las escenas, y la excesiva “coloquialización” de los diálogos. En muchos refritos los personajes hablan mucho, pero no dicen nada. Como si los espectadores sufriéramos una enfermedad progresiva que afecta a nuestro entendimiento, sustituyen significado por repetición, para que el mensaje nos llegue en 3 segundos y no necesitemos un minuto, pero eso hace que los personajes no tengan ninguna personalidad, más allá de ser unas simples papagayos, que, como decía el otro día un personaje en CSI (otro ejemplo de personajes superficiales y de comic), los pájaros no hablan, sólo repiten el sonido.

– Aumento repentino del número de personajes y de tramas. Eso directamente me mata. El dinero que se gastan en escribir tramas que no nos interesan nada se lo podrían gastar en revisar seriamente los defectos o los desfases que pudiera tener el guión original. En el primer capítulo de “Condesa” le dedican mucho tiempo a los personajes de la prima y la madre del protagonista, mientras que en “Girasoles” esos personajes apenas tienen presencia, al menos en el primer capítulo. Con la inclusión de la prima y la madre se producen dos efectos: nos da la impresión de que van a tener más importancia según avance la telenovela, más personajes dando la lata, y nos dejan menos tiempo para conocer a los protagonistas y su verdadero carácter.

– Supuestamente, los refritos nos venden que son obras “modernas” porque han adaptado el ritmo a nuestros tiempos. Cuando veo escenas cortas, inmediatamente sé que la novela no me va a gustar. Por escena no me refiero a “situaciones” (por ejemplo, una fiesta, que puede durar varios capítulos) sino a “cortes”. A ver si los directores se dan cuenta de que el ritmo de la obra no depende exclusivamente de la longitud de las escenas. Para pasar de un tema a otro es para lo que necesitan tantas tramas y para lo que necesitan darle importancia a personajes que antes no la tenían o, directamente, crear personajes nuevos, como ocurría en “Acapulco, Cuerpo y Alma” respecto a “Tú o nadie” o incluso en “Pasión de Gavilanes” respecto de “Las Aguas Mansas”. Toda la trama de Dínora y Fernando es inventada, aunque éste no es un buen ejemplo, porque a mi Pasión de Gavilanes sí que me gustó, todo excepto el final, que me pareció un rollo. En Pasión de Gavilanes también sustituyeron la trama de misterio por las canciones de Rosario, que era guapísima, pero a la vigésima escena en la que cantaba “quién es ese hombre” ya me subía por las paredes. O sea, justo todo lo que no me gustó, era lo nuevo.

– La sustitución del humor y la comicidad por astracanadas. En vez de decir y hacer algo divertido, gritan mucho y ponen los ojos en blanco. Fíjense en la escena en la que Jorge Aravena llega al restaurante en el que trabaja Lucía y la empieza a envolver con su conversación mientras ella le amenaza con un cuchillo. En un momento, él se pone a comer algo, le quita el cuchillo de la mano, lo corta, y se lo vuelve a poner en la mano sin que la chica reaccione. En “Condesa”, sin embargo, le amenaza con una escoba y ahí se queda la gracieta, como si la comicidad estuviera en la escoba, y no en la chica. Un ejemplo de humor sin gracia, basado en el esperpento, es “El cuerpo del Deseo”.

– La colocación de estrellas en papeles que no les van nada, simplemente porque son estrellas. La asignación de papeles a dedo. No tengo nada contra Eduardo Yáñez, pero como Juan Reyes daba risa. Mario Cimarro estaba bien como Juan, porque el personaje era serio y taciturno y nos hacían ver que era bastante primitivo con otros detalles, pero si le hubieran puesto a hablar como una criatura de dos años nos habríamos pegado un tiro. Y pensar que Eduardo Yáñez pueda hacer de Juan del Diablo sería para dar más risa si no fuera como para llorar. Por favor, Juan del Diablo se supone que tiene cerca de 30 años, o si no, no salen las cuentas, y no puede ser representado por un hombre de cuarenta y tantos. Aunque sólo fuera por eso, que no es sólo por eso no pegaría.

En definitiva, que independientemente de que no sepa por qué no me gustan los refritos, si sé qué es lo que no me gusta en los refritos.

Fill out my online form.

Comments

  1. Maggie Bee dice:

    Cuarenta y tantos? Eu credo que cincuenta y pocos es más fiel a la realidad………..él ya era grande (vamos viejo/mayor) cuando le birló la hija al richacho ese en dulce hastío……. o era desafío??????

  2. Para nosotros, Juan del Diablo no es un personaje, es una persona, y las personas son insustituibles
    NUNCA MEJOR DICHO!!!!!!!!
    Algunos refritos son buenos:
    El propio “Corazon Salvaje” que supero a sus versiones cinematograficas
    “Amor Real” que igualo “Bodas de Odio”
    “En NOmbre Del Amor” que me parece buenisima ( sera q me encantan Peniche y Calderon, y no he visto “Cadenas de Amargura”?) Ah y ademas Luis Hacha, Altair Jarabo y Alison Lozz ayyyyy…
    Los refritos que no me gustan nada son:
    “Peregrina” – no llega nia talones a “Kassandra” que a su vez fue refrito de “La Chica De Circo” pero se quedo en la memoria de todos como la mejor, yesta en el LIbro Guiness come la telenovela mas vendida del mundo)
    Y la version rusa de “Kassandra”, denominada “la Princesa De Circo” fue un espanto! ( y lo digo yo q soy rusa)
    La Viuda de Blanco (Telemundo) es pesima , la version del 1996 de RTI Colombia es infinitivamente mejor!
    Aguas Mansas (Pasion de Gavilanes fue suremake, pero un remake digno) – Fuego En La Sangre ( que pena por Adelita Noriega, la quiero tantodespues de “Amor Real” pero esa novela es una burla mas que otra cosa!
    Besos desde Moscu

  3. mayte dice:

    Hola a todo el mundo, de acuerdo con el artículo, creo que ya en otra ocasión dije que no es que no me gusten los refritos, sino lo mal hechos que están algunos refritos. Y eso que yo no he visto ni la octava parte de las novelas que soleis comentar.
    Hay refritos y refritos, por ejem., Luz María es un refrito de Estrellita mía, pues a mi sinceramente me encantó la versión de Angie Cepeda y Christian Meier, ambientada en un Perú de finales del XIX,mas que la versión de Andrea de Boca y Ricardo Darín ambientada en pleno siglo XX.
    Toda una dama es un refrito de Señora, y me gustó lo que pude ver de la interpretación de Nohely Arteaga.
    Aquí voy a levantar ampollas, jajaja, pero a mi me gustó mas la versión de Pobre diabla de Jeannette Rodríguez y Osvaldo Laport, que la versión de la magnífica Angie Cepeda y Salvador del Solar, no sé, la mitad de los personajes de reparto trabajaban fatal, en cambio en la versión venezolana los actores de reparto eran mucho más creíbles, para mi gusto, y eso hacía que viera la novela con más agrado.
    No voy a repetir todo lo que ya dije sobre los protagonistas de El Juramento, mala copia de La Mentira, ahí no pegaban ni con cola protagonistas maduros ambos dos, haciendo el papel de jóvenes, y el resto del reparto, aunque algunos actores/actrices repetían en la novela no repetían su papel y tampoco llegaba al tobillo de los de La Mentira.
    Ni mencionar los refritos de Cuando seas mía, donde los protagonistas creen que con gritar constantemente arreglan la situación, además alargada hasta el infinito, con lo cual lo que consiguieron fue estropear todavía más el engendro, que ya nadie entendía por qué demonios no se casaban o lo que es peor, por qué demonios se casan al final, creo que Destilando amor, al seguir más fielmente el original, es menos mala que la versión de TV Azteca, pero claro, vuelven a fallar al elegir los actores y cualquier comparación entre éstos y Guy Ecker y Margarita Rosa de Francisco, hace que la versión mexicana pierda por goleada, si además añadimos el resto del elenco en la colombiana y los comparamos con el elenco mexicano, es que no se salva ni el gato.
    Además creo que lo peor que pueden hacer es refreir una novela que se acaba de ver, ejem. Pura sangre, ya que todo el mundo tiene muy reciente el “original” vamos a llamarlo, y lo que nos gusta el ver cosas distintas.
    Yendo a vuestra alusión a los refritos del cine, hay refritos y refritos, las que ya tenemos un edad y en mi caso particular me encanta el cine de los 40/50, considero un bodrio el refrito de Alta sociedad por mucha Grace Kelly, Bing Crosby y Frank Sinatra, en comparación con Historias de Filadelfia con Kate Herpburn, Cary Grant, etc.,
    el mucho mejor la Sabrina de Humphrey Bogart, que la Sabrina de Harrison Ford.
    A Corazón Salvaje, o,Café, les pasa lo que Casablanca, ¿se imaginan a otra protagonista que Ingrid Bergman o Huymphrey Bogart? Alguien se imagina una actriz diferente en Lo que el viento se llevó? ¿qué actriz podría hacernos reir tanto como Meg Ryan fingiendo un orgasmo en Cuando Sally conoció a Harry?

    Si quieren hacer refritos que sigan refriendo a Abigail en Marina y ahora la llamen X, a ver si alguna vez consiguen mejorar el producto.

  4. ADRIANA dice:

    para mi el peor refrito es fuego en la sangre.monton de ancianos decrepitos,casi cincuentones haciendo de jovencitos

  5. Mari C dice:

    Chicos, pero acuerdense que el de Eduardo, no fue el primer Juan del Diablo. Igual yo me traumare si veo a otro que no lo iguale o supere (cosa dificil) en el futuro proximo o lejano. Igual me traumare si veo a un nuevo Gustavo o un Santos Torrealba wannabe! pero que le hacemos? Mientras mas viejas nos hacemos 😉 menos caso nos haran, porque a las nuevas generaciones no les apetece ver telenovelas viejitas. Toca recurrir a la refriteadera. Saludos

  6. Anónimo dice:

    pero si corazon salvaje esta super moderna para ser de hace 16 años y como es de epoca la moda de ropa no importa pero esa novela en su tiempo fue rompedora por lo apasionada de sus escenas la musica y todo es insuperable y yo creo que al menos por el momento aun se puede ver sin parecer anticuada

  7. carmen f dice:

    ¡¡¡alucinar salvador mejia quiere mezclar corazon salvaje con yo compro esa mujer¡¡

    Podrían mezclarse telenovelas Corazón Salvaje y Yo compro esa mujer:Salvador Mejía con Maxine Woodside.
    Trabaja en piloto serie Cuna de Lobos. Escuche entrevista.

    Por: Espectáculos
    miércoles, 04 de marzo de 2009 «« Ir archivos »»

    En entrevista con Maxine Woodside el productor Salvador Mejía aclaró que sigue en pie el proyecto para la realización de la telenovela
    Corazón Salvaje, que en el pasado protagonizaron Edith González y Eduardo Palomo, la cual dijo podría mezclarse con Yo compro esa mujer.

    Corazón Salvaje es un proyecto clásico, muy complicado, en el sentido de presupuestos, desplazamientos. A mí me encantaría esa posibilidad, de hecho con la empresa estamos ya muy cerca de que nos den el sí, sin embargo, siempre hay un uno o dos por ciento que lo puede echar todo para atrás, pero vamos muy bien en las posibilidades.

    Destacó que el actor que le de vida a Juan del Diablo debe ser muy bien escogido, el productor dijo que en algún momento habló con Eduardo Yáñez al respecto, pero el actor tiene proyectos de cine en Hollywood, otra opción dijo, sería Fernando Colunga y en la contraparte estaría Christian de la Fuente.

    La verdad fuera de ellos no veo muchas opciones ahora, dijo el productor.

    Asimismo, Salvador Mejía dijo que aun no se descarta la posibilidad de hacer la telenovela
    Yo compro esa mujer.

    Estamos entre las dos y la verdad es que a lo mejor vamos a mezclarlas. Liliana Abud (adaptación) está trabajando en ese proyecto y de acuerdo a nuestra última reunión necesitamos ver si se puede unir. Es que ahora, precisamente por presupuesto no puede ser una novela tan cortita porque sale muy caro, entonces tienes que pensar en una diagramación mucho más larga, detalló.

    Respecto a la realización de Cuna de Lobos, el productor mencionó que hará un piloto para una serie que entrará por televisión de paga, con la idea de que entre a televisión abierta.

    La propuesta es hacer la serie, para que nos vayamos sesgando de lo que fue originalmente la telenovela y por otro lado involucrar en el reparto gente de cine, televisión y hacerlo con otra narrativa, con otro lenguaje mucho más cinematográfico, otro ritmo, añadió.

  8. ah me muero total si la hacen no la voy a ver digan no a la nueva version de cs!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  9. le tengo un apodo a la nueva “version” de corazon salvaje

    “Churro salvaje”

    jajajaja

  10. y cuna de cocos
    salvaor mejia si que se fuma de la buena

  11. jajajajjaja Tania como me he reido Churro Salvaje …

    buenisimo menuda bobada. Pero como van a mezclar novelas Corazon Salvaje es Corazon Salvaje y Yo compro esa mujer es Yo comorpo esa mujer no tienen nada que ver. Y que? La va hacer otra vez Yañes 20 años despues el mismo papelito. Anda que nos tratan de idiotas esta panda de ineptos o que? … pero esto que es? El Mejía le da algo fuerte que churro … vamos a montar la plataforma no a la versión de Corazón Salvaje.

    Bueno, bueno y ya lo que nos faltaba el enano colungui le de por hacer de Juan del Diablo, yo me voy a morir del susto. No era que se iba a Venezuela pues anda yo lo envio con un lazito enorme de color rojo con topitos y que nos deje en paz.

  12. Yahaira dice:

    Yo le llamo una accion desesperada por recuperar la epoca de gloria en las telenovelas mexicanas x eso ahora quieren recurrir a Corazon Salvaje tremendo chasco q se van a llevar van a invertir y apostar a perder. Es una telenovela de epoca q perfectamente pueden repetir y causar la misma sensacion q hace tanto tiempo. Ya es un clasico. Yo vi la pelicula q grabaron en sus tiempos Angelica Maria y tambien es muy buena en su formato y duracion de pelicula.

  13. El churro refriteado es invento mío. Gracias por rendirle homenaje.

  14. No soy un asiduo segudior de telenovelas, pero cuando detecto una que logra llamar mi atención, la sigo hasta el final. Por eso pienso que no hay como las versiones originales. Eso de copiar novelas porque han sido existosas en su país de origen, me parece una falta de respeto para con los televidentes, ya que se le priva de la posibilidad de ver la versión original, que, en la mayoría de los casos son “obras maestras” que distan mucho en cuanto a calidad, de los llamados refritos. Por ello tampoco estoy de acuerdo con lo que hoy hacen muchos canales de televisión, que tan pronto logran tener exito con una producción, al recibir ofertas de compra de los libretos por otros canales, no lo piensan dos veces sino que se los venden al mejor postor, pensando solo en alcanzar beneficios economicos, e importandoles poco la originalidad de su historia o la calidad de la nueva versión. Me parece algo irresponsable por parte de tales canales.

    Me identifico plenamamente con lo expresado en este articulo, pues nunca he compartido este mal habito que hoy se ha convirtido en un mal comun, para infortunio de los seguidores del género.

    Estoy de acuerdo con la mayoría de lo expresado en los comentarios enviados, en especial con lo señalado por Luzmirella. He tenido el gusto de verme las versiones originales de telenovelas como Las Aguas Mansas (RTI) para mí, la mejor novela colombiana, la cual está muchísimo mejor que su remake Pasion de Gavilanes(que, sin embargo, fue una copia digna, como pocas, quizás por ser de la misma productora de la original), En Cuerpo Ajeno (del mismo autor de las aguas mansas) novela exquisita por el manejo de la trama y el suspenso; su copia, El cuerpo del deseo, no le llega a los talones.

    Del mismo autor de estas dos brilantes historias, tuve la oportuniodad de verme lo que he denominado un clásico colombiano, Los Cuervos, que hasta el momento no le conozco copia (espero que no se la hagan), y Por qué mataron a Betty si era tan buena muchacha. Todas estas se las recomiendo.

    Otro de los refritos que ha realizado Telemundo y que en estos momentos se pasa por las pantallas colombianas es Victoria, una pobre copia de la versión original de Señora Isabel, otra joya de la televisión, que se convirtió en su epoca en el programa de mayor sintonia en Colombia. Lo mejor que tiene Victoria es a su protagonista Victoria Ruffo, a quien le profeso mi admiración y cariño. Ella salva esa telenovela. Pare de contar.

    definitivamente, y para no extenderme mas,: !No hay nada como lo original!!

  15. Arriba las ficciones originales!!!con nuevas ideas,contar nuevas historias que nos sorprendan y nos despierten nuevas emociones,no tiene gracia que hagan siempre las mismas historias solo con algunos retoques y nada mas,lo demas ya sabemos lo que pasa
    Por mi mi parte NO veo remakes

  16. YAD: mty n.l dice:

    Caramba!no encontraron otra actriz para corazon salvaje… Jejejeje porqueria de actuacion de Aracely Arambula! Quien le dijo que sabia actuar??? Y despues de las voas del amor,con su (apacito) que fue un gran fracazo… Pobre, creera que porque tiene 2 hijos de Luismi por morbo la veremos… Jajajaja prefiero ver las series del 6 aunque sean repetidas. Que alguien le diga a la Chule que tome clases de actuacion y no exajere con su drama… NO CREEN???

  17. sonrisitas dice:

    corazon salvaje es un asco en lo personal creo que eduardo yañez ya esta muy viejito para hacer el papel de galan, el ya deberia ser el papa del protagonizta, aparte su personaje se ve horrendo con esas rastas y araceli arambula se ve absurda haciendo dos papeles pues es mala actriz, debieron al menos poner dos actrices, los mexicanos no olvidamos que mientras fue la empresa productora de bebes de luis miguel no venia a mexico, ni daba entrevistas y ahora que la dejaron por una mujer de la clase de luis miguel viene a mexico a pedir trabajo, a que el publico la reciba con los brazos abiertos como si fuera la gran estrella, merece mas mi admiracion la chaparra de salma hayek que como buena mexicana chapada la antiguita, aguanto cualquier humillacion con tal de quedarse con un esposo billonario, en fin esta novela esta horrenda, deberian cambiarla a las 8 de la noche y en su lugar poner “hasta que el dinero nos separe” que considero una novela divertida y que no es un remake de otras

  18. Diosito nos ha abandonado, Panzón Salvaje hasta abril…

  19. absolutamente de acuerdo en todo!! teniendo dos excelentes versiones de los 90 de Corazón Salvaje y Yo compro esa mujer, que necesidad tienen de hacer un bodrio semejante a estas alturas?

    Girasoles para Lucia fue una novela muy linda pero nada del otro mundo, lo bueno es que los actores peruanos le dan una naturalidad agradecida, que seguramente no se encuentra en la nueva versión.

    Tu o nadie, la recuerdo como una novela simple pero bella, y las novelas de ahora rompen con todo eso. No he visto sus remakes y ni ganas.

    Es cierto que Juan del Diablo es Palomo y no podra ser otro, ni siquiera a Lizalde en su primera versión aceptariamos!

  20. Anonimuss dice:

    @sonrisitas
    “Hasta que el dinero nos separe” es un refrito de: “hasta que la plata nos separe” original colombiana =__=

Speak Your Mind