Educación desde la emoción.- Jornadas de Telenovelas en la Casa de América

La semana pasada se celebraron en la Casa de América de Madrid las jornadas “Telenovela. ¿Cultura sentimental latinoamericana?”, dedicadas a la telenovela como expresión singular de la cultura popular.

Oficialmente, se trataba de una serie de Mesas redondas “… un encuentro al que asistirán escritores, ensayistas, guionistas, actores y músicos iberoamericanos, que ofrecerán sus puntos de vista y experiencias acerca de un fenómeno de interés social y cultural originario de América Latina. Las conversaciones girarán en torno al origen de la radionovela y la telenovela, las conexiones e influencias recíprocas con las diversas disciplinas literarias y artísticas, y su representación e impacto en la actualidad.

Y éste era el programa

Lunes 23 de marzo “Un bebé aparece abandonado en un portal….”
Orígenes y trayectoria del género.

Participa:
Reynaldo González (Cuba)
Boris Izaguirre (Venezuela)
Nora Mazziotti (Argentina)
Santiago Roncagliolo (Perú)
Modera: Daniel Samper

Martes 24 de marzo “Vamos a leer el testamento de la Tía Julia”
Telenovelas emblemáticas: Corazón salvaje, Dona Velha, Pasión de gavilanes, Betty la fea, Sin tetas no hay paraíso…

Participa:
Lorenzo Vilches (España)
Daniel Samper (Colombia)
Ana Colchero (México)
Modera: Alberto Barrera Tyszka (Venezuela)

Miércoles 25 de marzo “Carlos Jesús es tu hermano. No se pueden casar”
La fuerza del amor: Los galanes y las princesas

Participa:
Alberto Barrera Tyszka (Venezuela)
Ana Colchero (México)
Omar Rincón (Colombia)
Modera: Daniel Samper (Colombia

Jueves 26 de marzo “Hoy como ayer”
Las claves de la telenovela en el cine contemporáneo.

Participa:
Luiz Fernando Carvalho (Brasil)
Ernesto Daranas (Cuba)
Víctor Fowler (Cuba)
Omar Rincón (Colombia)
Modera: Nora Mazziotti (Argentina)

Viernes 27 de marzo “Música para planchar con sabor a telenovela”
La música en las telenovelas.

Participa:
Reynaldo González (Cuba)
Luis Armando Soto (Colombia)
Andrés Perruca (España)
Modera: Víctor Fowler

Esta era la teoría, en la práctica lo que nos encontramos fue un conjunto de personas, profesionales reconocidos, brillantes e ingeniosos conversadores…hablando de… lo que les dio la gana.

De todo lo que se dijo allí, calculando por encima, sólo un 5% aproximadamente tuvo alguna relación con las telenovelas como género y ese 5% se compuso de anécdotas graciosas, como la decisión repentina de ampliar la telenovela “Luz María”, o que a Ana Colchero le caía fatal Christian Meier y alguna más. Se hablase o no de telenovelas, el debate en sí careció totalmente de profundidad y análisis.

No se crean sin embargo, que las jornadas fueron aburridas, todo lo contrario. Con algunas excepciones que estuvieron en el límite de lo plúmbeo, las conversaciones de café a las que asistimos fueron divertidas, ágiles y amenas, gracias básicamente a que las personas que formaban las mesas eran gente culta y graciosa con una visión nada solemne ni de ellos mismos, a pesar de contar con un currículum abrumador, ni de nada, y la gente capaz de reírse de sí misma y que además habla un español luminoso, musical y preciso, siempre es agradable de escuchar.

Incluso escuchando con agrado, el pensamiento dominante era ¿pero a qué viene todo esto? O una segunda versión ¿A dónde quiere llegar esta gente con lo expone? En general, la relación de la charla con el tema de la ponencia diaria fue aproximadamente de cero patatero.

El lunes tuvimos un sentimiento de regresión al pasado. Con muchas salvedades nos pareció que nos encontrábamos en aquel plató de televisión en el que Francisco Umbral se enfrentó con Mercedes Milá “porque él había ido allí a hablar de su libro” Boris Izaguirre fue allí a hablar de su libro “Y de repente fue ayer” y de eso habló. Decimos con salvedades porque Boris siempre es cortés, alegre y educado, nada que ver con el hosco Umbral, pero quizá por eso logró el objetivo que Francisco Umbral no logró en el famoso programa: Boris sí que habló de su libro.

Aún así, entre toda esa hojarasca sí que se dijeron algunas cosas interesantes que hubieran sido merecedoras de mayor reflexión y que apuntamos aquí porque algún día volveremos sobre ellas:

1. Las telenovelas son un medio masivo de comunicación que, a través del manejo de la sentimentalidad, van directamente al cerebro de las masas, por lo que tienen un mayor poder educativo y han tenido mucho más poder a la hora de romper tabúes que cualquier obra culta, que queda fuera del margen de comprensión de gente no instruida.

En este sentido, recomendamos la lectura de un artículo publicado en la revista “The Economist” (SOAPS, SEX AND SOCIOLOGY Mar 12th 2009 citado por Daniel Samper en la charla) en el que se habla de un estudio según el cual, las telenovelas de la productora brasileña Globo, al presentar una determinada visión del país, urbano, educado y de clase media, han contribuido en el desarrollo de importantes tendencias o modas sociales: a) la disminución de la natalidad b) el aumento del ratio de divorcios y c) la disminución de la violencia doméstica. Según el estudio, ver a mujeres dueñas de su vida ha influido para volver a algunas mujeres más independientes.

2. Las telenovelas son indicativas de cómo los países se ven a sí mismos. Cuando las cosas van bien, la gente quiere verse reflejada en las telenovelas, y es entonces cuando se hacen telenovelas realistas y de ruptura. Cuando las cosas van mal, la gente quiere pura fantasía.

Comparando las telenovelas mexicanas con las colombianas, por ejemplo, nos encontramos con que:

En México:

– Las tramas de las telenovelas son sobre mujeres puras que salvan a hombres equivocados, y de ahí que los títulos de las telenovelas sean mayoritariamente nombres femeninos: María Isabel, María Mercedes, María José, Angela…
– Las buenas siempre son rubias y las malas morenas.

En Colombia:

– Las tramas son sobre hombres puros que salvan a mujeres equivocadas, y de ahí sus títulos: Pedro el escamoso, El inútil, Pobre Pablo, Juan Joyita, Todas odian a Bermúdez.
– Las rubias son las malas. Las buenas, además, nunca son vírgenes.

3. Las telenovelas requieren una técnica narrativa sofisticada y son creadoras de un mundo propio, con su propia lógica interna y con unos códigos que el público reconoce, que son los que hacen que cosas increíbles puedan ser aceptadas por los espectadores.

Desde el punto de vista de los escritores, son una estupenda escuela de aprendizaje y desde el punto de vista de los actores un magnífico entrenamiento para adquirir la técnica de tener los sentimientos a flor de piel y así “convocarlos” inmediatamente en cuanto haga falta.

4. En Europa no se hacen buenas telenovelas porque hay muchos menos estereotipos sociales. Para que el gran conflicto entre ricos y pobres se dé, las barreras sociales tienen que ser impermeables e infranqueables. En países con una clase media muy desarrollada, esos tabúes no existen (aunque en la práctica la permeabilidad no sea tanta).

5. Una notable diferencia entre las telenovelas latinoamericanas y las soap operas está en la filosofía que transmiten. En las telenovelas se tiene éxito si se tiene amor. El amor es el elemento clave para alcanzar la felicidad. En las soap operas, ese éxito y esa felicidad se consiguen con el dinero y el poder.

Como diría Bugs Bunny, ¡Eso es todo amigos!

Como nota “star system” os contamos que tuvimos ocasión de charlar brevemente con Ana Colchero, pero eso os lo contaremos en otro artículo.

Fill out my online form.

Comments

  1. susana dice:

    pues espero que nos conteis todo todito sobre la charla con Ana Colchero, que ahora es escritora, gracias por este articulo.

  2. Muy bueno el articulo!! Yo tambien quisiera saber mas de Ana Colchero, era una de mis actrices favoritas, especialmente en Alondra!! Su actuacion fue estupenda.

  3. Maggie Bee dice:

    Bueno, en realidad en las soaps la felicidad tanto el amor son más bien esquivos; lo único que tienen algunas, no todas, es poder mucho poder, digo. Empecemos por las que no es que se muevan en un mundo de opulencia…..porque esa es otra, las soaps son más viejas que Matusalén y eso ya es decir. Digo, las que reflejan el pueblo llano, tipo Coronation Street, Eastenders, Emerdale Farm, de Inglaterra; Sons and Daughters, Flying doctors, Sisters McLeod, Neighbours, de Australia; y La conquista del Oeste, Hospital general, gringas son “as common folk as they come” Los gringos en realidad son los que más han hecho soaps de ricos y poderosos…que de felices y enamoraos rien de rien. Están Dallas y Dinastía, y la que fue muy famosa acá en España que sin embargo yo jamás vi porque no estoy muy segura pero en Inglaterra no pegó así con mayor fuerza que se diga, Falcon Crest.

    No hacía falta que Miss Colchero dijera nada de Mr. Meier, ya se notaba a leguas que en las escenas juntos parecían ambos estar sufriendo retortijones estomacales/ Me acuerdo el chasco que me llevé viendo esa novela. Adoré a Gustavo en Lucecita, pero no pude con la trama de eso que hizo con Colchero.

  4. gracias a mi me gusto ver a ana colechero despues de tanto tiempo lastima que los videos en youtube sobre la conferencia esten tan contitos

    gracias por la nota
    Tania Azevedo

Speak Your Mind