Alone in love – SBS (2006)

RESUMEN

Yoo Eun Ho es una instructora de un club de fitness divorciada de su marido Lee Dong Jin tras la muerte de su hijo recién nacido, ya que le echaba en cara el no haber estado con ella en aquel momento, cuando más le necesitaba. Continúan siendo amigos después del divorcio y se encuentran regularmente. Aunque ambos comienzan a verse con otras personas, todavía tienen buenos sentimientos entre ellos.
Resumen extraído de Wikia

NUESTRO COMENTARIO

Una novela sobre la tragedia, incomprensión, falta de comunicación y soledad que puede esconderse detrás de unas vidas aparentemente “normales”.

Eun Ho está divorciada de su marido Dong Jin, aunque se siguen viendo con frecuencia, salen juntos con sus amigos y siguen contando el uno con el otro. La novela se esfuerza en contarnos los detalles cotidianos de ambos, y de sus amigos, la hermana de Eun Ho (que se llama Ji Ho), que vive con ella, el amigo del colegio de Dong Jin, que se llama Joon Pyo, un ginecólogo del que al principio sólo sabemos que se desmaya en lo los partos…

Poco a poco, vamos averiguando los detalles de la separación de Eun Ho y Dong Jin, como consecuencia de la muerte de su hijo recién nacido y la imposibilidad de los dos de superar esa pérdida juntos. El matrimonio de Eun Ho y Dong Jin no se rompió por nada en particular, o sea, no hubo ningún detonante, sino por agotamiento físico, por no poder soportar más la soledad y la falta de comunicación, lo que les lleva a separarse antes de odiarse. Los dos intentan llevar la relación de la forma más generosa posible, deseándole al otro lo mejor y que rehaga su vida, pero cuando existe la mínima posibilidad de que eso ocurra, que una tercera persona se interponga, los dos reconocen que todavía hay lazos muy fuertes que los unen. En el caso de Eun Ho, ella llega antes a la conclusión de que quiere volver a intentarlo, pero a Dong Jin le da miedo la perspectiva de seguir sufriendo y seguir haciéndose daño.

En un intento de volver a ser felices, Eun Ho empieza primero a salir con un jovenzuelo que la ama tiernamente (Lee Jin Wook al que vimos en “Air City”), y luego con un hombre, un profesor que se está divorciando, que la conoce del gimnasio donde ella trabaja y se siente fuertemente atraído por ella, pero la todavía mujer del profesor les pone varias chinitas en el zapato, en este caso, y es una refrescante excepción, no porque sea mala de muerte, sino porque la esposa todavía le quiere y no puede soportar perderle. En mi opinión, si alguien no te quiere, no te quiere, y es un error aferrarse a esa persona, pero entiendo bastante bien ese proceso en el que está la esposa (y otras muchas personas en el mundo) hasta que de verdad te convences de que alguien que te quería, no te quiere más, y te acostumbras. En esta historia, la esposa empieza siendo una harpía, como todas las esposas de los dramas, pero luego vas viendo que es una buena tía que lo está pasando mal.

Por un lado Eun Ho lucha con la esposa y con su conciencia, ya que es católica e hija de un sacerdote, que ya me dirán cómo se come eso. Puede que la traducción esté mal y lo que sea Eun Ho es cristiana, pero no católica, porque juraría que al principio hablan que cómo se había bautizado si eso es sólo para los católicos, p ero luego hay esa errata del catolicismo vs cristianismo. El padre de Eun Ho y Ji Ho es, como ya he dicho, un sacerdote, o al menos le llaman sacerdote, pero en el único sitio que le vemos es en la radio, donde tiene un programa de consejos para gentes atormentadas. Eun Ho está peleada con el padre y apenas se hablan porque Eun Ho se rebeló contra dios y contra todos, incluido el padre que apelaba a la voluntad de dios, cuando su niño se murió. Sin embargo, Eun Ho es una usuaria frecuente del servicio de consultas radiofónicas de su padre, a donde llama anónimamente, aunque luego nos enteramos que el padre, un hombre absolutamente inexpresivo, sabe quién es ella.

Por el otro, Dong Jin, primero trata de emparejarse con una amiga divorciada de Eun Ho, que no le gusta demasiado pero que tiene una niña de seis años, Eun Sol, que ha sufrido una barbaridad con el divorcio de los padres y que nunca se ríe, una niña riquísima que le roba el corazón, pero el tema no funciona. Después de eso se reencuentra con una compañera de colegio de la que en su día estuvo enamorado, otra mujer encantadora, y empiezan a salir…hasta que se casan.

Con el matrimonio de Dong Jin, Eun Ho entra en crisis de absoluta desesperación y desánimo, y ya les adelanto que, aunque no les cuente más, todo acaba bien.

Paralelamente a esta historia, está la historia de amor entre el amigo de la infancia de Dong Jin, Joon Pyo, el ginecólogo, representado por el actor Gong Hyeong Jin, al que ya habíamos visto en “La Primavera de Oh Dal Ja”, y la hermana de Eun Ho, uno de los personajes mejores de la novela. Entre medias y sin venir mucho a cuento, nos cuentan también la historia de una amiga de todos, que es luchadora de lucha libre, otra historia bastante tierna de amistad con una mujer con un físico atípico, pero cuyas aspiraciones en la vida son las de todo el mundo.

La novela va de una estampa de cotidianeidad a otra, limitándose a enseñarnos cómo la vida pasa y qué les va ocurriendo a unos y a otros. El tono es decididamente melancólico, de esos que te pesan un poco en el alma, hasta el penúltimo capítulo, donde ya las lágrimas se escapan al ver la situación y el desespero de Eun Ho, interpretado por la siempre magnífica Son Yeh Jin. La forma de mostrar las dificultades que tenemos para entendernos es absolutamente realista, cuando las intenciones se malinterpretan y en nuestra reacciones se interponen la autoprotección y el orgullo. Aunque Eun Ho y Dong Jin se quieren, nunca se lo dicen en el momento adecuado, cuando uno da un paso adelante el otro lo da hacia atrás, y luego a la inversa. En un momento de la novela nos dan la pista, sin embargo, de que ambos están predestinados (la historia que Eun Ho escribió en su cuaderno de primaria sobre cómo iba a ser su príncipe azul), y ya saben lo que pasa en las novelas coreanas con el destino.

LO MEJOR

La novela está bien, con un argumento atípico, lo que no llega a ser refrescante por eso que les contaba de la melancolía, pero lo que más me ha gustado es el personaje de la hermana de Eun Ho, Ji Ho, qué graciosa, que inconsciente, qué salidas tan buenas, qué gracia cuando el pobre de Joon Pyo intenta declararse y ella está en la inopia, qué peculiar en querer siempre ir sentada detrás en el coche, qué tragona con la comida. Un personaje memorable, bien construido y lleno de detalles. Me encanta también la relación que tiene con su hermana de amor y comprensión.

LO PEOR

La novela está bien, pero es leeeeeenta. Con independencia de que lo que intentaban contar requería esas estampas cotidianas, le sobran escenas que sólo están ahí para remachar un clavo que ya está más que clavado hasta la cabeza. O sea, se les va la mano más que un poco en explicarnos cosas que ya hemos entendido de sobra.

CALIFICACIÓN

De la novela en general, un 7
De lo que me ha gustado a mí, un 6

REPARTO
Kam Woo Sung es Lee Dong Jin
Son Yeh Jin es Yoo Eun Ho
Lee Ha Na es Yoo Ji Ho
Gong Hyeong Jin es Gong Joon Pyo
Moon Jung Hee es Chung Yu Gyoung
Oh Yoon Ah es Kim Mi Youn
Lee Jin Wook es Min Hyun Joong
Suh Tae Hwa es Chung Yoon Soo
Kim Gab Soo es Yoo Gi Young
Cho Hye Young es Choi Young In
Jin Ji Hee es Cho Eun Sol
Ha Jae Sook es Nah Yoo Ri

Fill out my online form.

Comments

  1. Monse dice:

    Es cierto Maggie Bee, lo único que tiene Abe Hiroshi de japonés es el idioma jejeje pero sí que es buen actor, a mí me hizo reír mucho en “Kekkon Dekinai Otoko”, es que su personaje era de lo más ¿excéntrico?, por decirlo así, por cierto, ayer terminé un drama japonés que hacía tiempo que quería ver: “14 Sai no Haha”, y la verdad es que no me defraudó, me enganchó desde el primer capítulo, la historia trata de una chica que queda embarazada a los 14 años y de todo el caos que se origina a su alrededor por ese hecho, realmente está muy bonito el dorama, es que los japos son muy buenos haciendo dramas con toques muy humanos, ojalá que algún día se animen a echarle un vistazo

    Y hablando de dramas médicos, la única que ví que es medio así, aunque también tiene mucho de drama culinario, es “La Joya en el Palacio”, trata de la primera mujer que es nombrada médico real, en la época de la dinastía Chosun, la historia es muy interesante y lo mejor es la protagonista, es que por fin no es la típica bruta, sucia que come como marrano, todo lo contrario, ella es bastante inteligente y luchadora, para mí es la mejor prota que he visto

    Sobre doramas con niños, la que más me ha gustado es Engine, es que todos son adorables, la de Thank You también me gustó, ella era lo mejor del dorama, hizo un gran papel, en Wonderful Life también salía una niña lindísima, pero ésta no creo que quieran verla porque la prota es Eugene

  2. Elena dice:

    @Marta Luisa ,te doy la razon me siento un poco asalta cunas ,pero estoy niños estan como quieren ,jaja al menos me lo estoy pasando bien comtemplandolos seguire viendola hay que recrerse la vista de vez en cuando.

  3. María Luisa dice:

    @Elena, hay que darle contentillo al ojo 🙂

  4. mag72 dice:

    Gracias Maggie por la receta del kimchi! Parece fácil, pero una cosita. El repollo chino es col? Y el pescado salado será cualquiera o uno concreto. No me pega nada que lleve pescado, con pescado como va a aguantar un año?

  5. Maggie Bee-ah dice:

    Ay! Mag! no se yo…….. yo ya me quedé a cuadros cuando vi que en el país de mis ancestros (los suecos) comen ballena podrida y fermentada de mucho tiempo….vete tu a saber el gusto de los coreanos.

  6. yoogal dice:

    Mag, creo que este video te puede ayudar jeje

    http://www.youtube.com/watch?v=w0WTduAdA8k

  7. yoogal dice:

    Y este no tiene nada que ver con el kimchi pero sí sobre los dramas y me ha matado de la risa

    http://www.youtube.com/watch?v=krFzjSFvlKg&feature=relmfu

Speak Your Mind