A Gustavo Bermúdez le dirán “papito”

Gustavo será el protagonista de una comedia blanca producida por Quique Estevanez. Y deberá lidiar con hijos de distintas edades.

Desde que grabó en el sur la telenovela Alén, luz de luna y quedó atrapado por la magia de San Martín de los Andes, las apariciones televisivas de Gustavo Bermúdez se han medido con cuentagotas.

El galán que se hizo famoso enamorando a Andrea del Boca en Celeste, y que terminó de consagrarse en Nano , junto a Araceli González, volverá a protagonizar su primera tira en casi diez años.

El productor Enrique “Quique” Estevanez (Dulce amor) asegura que las conversaciones con el actor están avanzadas “en un 90 por ciento”, y que sólo falta sacarlo una vez más de su paraíso patagónico para que venga a la gran ciudad a firmar el contrato.

La expectativa es grande, máxime teniendo en cuenta que la realización de su última novela, El patrón de la vereda (2005), no estuvo a la altura de lo que su figura ameritaba.

Esta vez no espera a Bermúdez un melodrama sino una comedia blanca donde él será el dueño de una fábrica de motos y tendrá tres hijas entre la adolescencia y la pubertad, y dos varones mellizos, a los que tendrá que criar solo, con todas las aventuras y desventuras que ello implica.

Estevanez contó que la idea original era hacer un Grande, pá! aggiornado, pero que luego la adaptación de un unitario a tira implicaba tantos cambios que se optó por un producto de raíz similar pero totalmente nuevo.

La intención del productor es poder estar en pantalla con esta tira, todavía sin nombre, para enero del año próximo y en el horario central. “Haremos los primeros capítulos y después Telefe decidirá dónde lo ubica”, advierte Estevanez.

El galán vive en el sur desde hace 13 años, pero tras su separación matrimonial, el año pasado, empezó a viajar más a Buenos Aires, donde se mudó, para estudiar, la mayor de sus dos hijas, Camila, de 20 años.

Fill out my online form.

Speak Your Mind