1 Rittoru no Namida (1 litro de lágrimas) – Fuji TV (2005)

SINOPSIS

Ikeuchi Aya es una chica normal y corriente de 15 años de edad, hija de una familia que trabaja en una tienda de tofu, y que pronto entrará a la preparatoria. Sin embargo, cosas extrañas le han estado ocurriendo a Aya últimamente. Se ha estado cayendo muy seguido y camina de manera muy extraña. Su madre, Shioka, lleva a Aya a ver a un médico y él le informa que Aya tiene una degeneración espinocerebral. Es una terrible enfermedad incurable en la cual el cerebelo gradualmente se va deteriorando hasta el punto en que la persona ya no podrá caminar, hablar, escribir o comer de manera normal pero que no afecta a la mente. Al igual que en su vida existen personas que le hagan daño existirá personas que la apoyaran como Haruto, a soportar los momentos de dolor y dándole el aliento que necesite. Pero Aya no soporta la enfermedad ya que en su caso avanza rápidamente.

Fuente: Wikia

NUESTROS COMENTARIOS

Vi este dorama hace algún tiempo y quedé tan afectado que he tenido que dejar transcurrir bastante tiempo antes de poder escribir sobre él. Antes de hacer mis comentarios les quiero aclarar a los lectores asiduos a este portal que no he dejado las telenovelas latinas ni mucho menos pero, de vez en cuando, también me gusta ver dramas asiáticos (sobre todo japoneses).

Voy a decir algo que quizás casi todo el mundo sepa (y quien no lo sepa lo puede adivinar con apenas leer el título): este dorama es muy pero que muy triste. De los 11 capítulos que tiene, yo lloré en 10. A partir del segundo, que creo que es cuando le diagnostican a Aya su enfermedad, se me formó un nudo en la garganta que no se me deshizo hasta que no acabé de verla. Sin embargo, no cambiaría esta experiencia por nada. Me encantó verlo y al final no caí en una depresión sino, por el contrario, quedé con un sentimiento de paz interior y de esperanza. Eso sólo lo consigue algo bueno y por eso les recomiendo que lo vean.

Lo más hermoso de este drama es ver cómo muchos de los personajes evolucionan, cómo les afecta la enfermedad de Aya, cómo les hace crecer como seres humanos. Por su puesto que no lo hacen con facilidad. A los seres más cercanos a Aya les cuesta mucho asimilar la enfermedad y a veces se comportan de manera muy egoísta lo cual, por otra parte, es bastante comprensible.

La protagonista quizás sea el personaje más constante. En realidad, aunque sufra los azotes de una enfermedad tan despiadada, su personalidad no cambia y la mayor parte del tiempo se mantiene positiva. La muchachita es un rayito de luz, lo cual lo hace todo aún más triste para el espectador porque el sufrimiento de una buena persona es injusto y casi insoportable.

Los padres de Aya y, en especial, la madre son un encanto de personas. La madre se involucra más en el cuidado de la hija y se mantiene fuerte y protectora durante toda la serie. La vida hogareña es muy cálida y todos, padres e hijos, se quieren un montón. Tanto el hermano como la hermana de Aya sufren lo suyo y, en su inmadurez, les cuesta afrontar la situación aunque poco a poco esto mejora y acaban siendo todos un poquito mejores personas que al principio.

Lo mismo les pasa a las amiguitas de Aya y a sus compañeros de clase. El chico con el que sale la abandona ante el primer obstáculo pero lo entiendo porque se trata de un muchachito de apenas 15 años. Sin embargo, Haruto, un joven taciturno a quien Aya conoce al principio de la historia, será una presencia más constante durante el resto de su vida. Pensando en cómo se porta Haruto con Aya mientras escribo esto me dan ganas de llorar porque Haruto demuestra que la madurez no es cuestión de edad y que la calidad humana no está reñida con ninguna otra circunstancia. Por eso, aunque la historia sea triste vale la pena verla porque está llena de mensajes positivos sobre el género humano. Haruto también tiene su cuento. Mantiene una relación bastante fría y distante con sus padres tras la muerte de su hermano mayor que era un estudiante muy prometedor (esto me recuerda al argumento de una excelente película dirigida por Robert Redford que se llama Ordinary People) y daría en si mismo para un drama entero.

Por supuesto no faltan quienes no sean solidarios como los padres de otros alumnos del colegio de Aya que quieren, simplemente, que la muchacha abandone la escuela para que no les incomode a sus hijos. En situaciones como ésa se demuestra la entereza de la mamá de Aya, una señora verdaderamente admirable y madre ejemplar.

Aya no sólo se gana el cariño de Haruto (y por descontado el nuestro) sino que hasta su médico, Hiroshi, se involucra demasiado en el tratamiento de su paciente. Él sabe que la enfermedad, inevitablemente, le causará la muerte a Aya después de una degeneración paulatina de sus facultades físicas. Aun así nunca pierde las esperanzas de poder curarla e, incluso, se dirige al mejor especialista de Japón para que le ayude. Parece que el programa especial que se emitió en Japón un par de años después de la conclusión de 1 litro de lágrimas se centra en el doctor pero aún no he podido verlo así que no sé cómo es pero sí pienso hacerlo en algún momento.

La historia de Aya está basada en hechos reales y al final de cada capítulo vemos fotografías de la Aya real, Aya Kito, quien vivió esta enfermedad en la década de los 80 del siglo pasado. La producción utilizó varios pasajes de su diario, el cual es un best-seller en Japón, como inspiración en el guión de este drama.

LO MEJOR

Que la historia sea manejada sin toques sensacionalistas y con una gran sensibilidad. Destaco las actuaciones de Erika Sawairi como Aya, y Hiroko Yakushimaru como su mamá, Shioka.

LO PEOR

Cosas muy menores como que Aya parece ser la única paciente de Hiroshi o que no se profundice más en la relación de Haruto con sus padres.

VALORACIÓN:

9

ELENCO

Erika Sawairi – Aya Ikeuchi
Ryo Nishikido – Haruto Aso
Naohito Fujiki – Hiroshi Mizuno
Hiroko Yakushimaru – Ikeuchi Shioka
Takanori Jinnai – Ikeuchi Mizuo
Riko Narumi – Ikeuchi Ako
Yuma Sanada – Ikeuchi Hiroki
Ai Miyoshi – Ikeuchi Hiroki
Saori Koide – Mari Sugiura
Kenichi Matsuyama – Yuji Kawamoto
Yuya Endo – Takeda Makoto
Kana Matsumoto – Saki Matsumura
Momosuke Mizutani – Kohei Onda
Ryo Hashidume – Keita Nakahara
Hiroshi Katsuno – Yoshifumi Aso
Asae Onishi – Asumi Oikawa
Kazuko Kato – Kikue Oikawa
Yuuki Sato – Keisuke Aso
Maya Hamaoka – Madoka Fujimura
Toshihide Tonesaku – Kiichi Takano
Shigeyuki Sato – Nishino
Aoi – Tomita

Fill out my online form.

Comments

  1. 매기는 정말Maggie Chongmal dice:

    Veréla, en algún momento. Lo que pasa es que desde que me cerraron am-addiction ya no encuentro muchos sitios donde tengan doramas, para descargar. Gracias Juan, muy emotivo tu comentario.

  2. vasilia dice:

    con este dorama fui una idiota. Acababa de terminar mi tesis, asi que estaba en un muy muy mal momento emocional para ver algo como esto. ¿Un litro de lagrimas? Llore el equivalente a toda una bodega de vinos. Y fui tan masoquista que descargue el libro y vuelta a inundar la casa.

    Sí es recomendable, es conmovedora la historia y muy lejos del sensacionalismo… pero hay que verla con sabanas porque los pañuelos se hacen poco.

  3. Nunca he querido verla por los triste,no se si podré soportar tanto dolor en un drama.

  4. Me declaro anti-finales triste pero el chico me gusta y cai en la serie como llore a mares ,en cap un litro es poco pero vale la pena termina como bien dices Juan con una sonrisa .

  5. Este fue de los primeros doramas que vi en mi vida y me pareció muy humana, emotiva y muy triste, confieso que solo lloré en un par de escenas que de verdad me rompieron el corazón, pero seguro alguien con mucha más sensibilidad que yo si se la pasaría llorando desde el minuto 1, porque es tremenda!!!! , y más cuando mostraban a la verdadera Aya y lo que se le pasaba por la mente en esa dura lucha, de verdad muy conmovedor.

    Otra que es casi del mismo tema, pero un poco más romántica es “Sekai no Chuushin de, Ai wo Sakebu”, a los que les guste llorar esa es muy recomendable

    Me alegra que hayas hecho el comentario de esta bonita serie, a ver cuándo te animas con más, la verdad los dramas japos no son mis favoritos porque siento que les hace falta mucha calidez humana, pero de vez en cuando aparecen historias como ésta, llenas de sentimiento, y es que para el drama humano, temas polémicos y diferentes, los japos se pintan solos.

    Gracias por el comentario Juan Ramos =)

    Saludos!!!

  6. jhesust dice:

    lo vere de inmediato..

  7. jhesust dice:

    aqui les dejo el enlace del capitulo uno.

  8. María Luisa dice:

    Juan, gracias por el comentario sobre este j-drama. Esta historia es muy linda, muy triste y sobre todo muy humana, en esa clase de historias los japoneses son muy buenos. Confieso que no soy de lagrima fácil, pocas historias me hacen llorar y esta es una de ellas, no llore en toda la historia, pero un capitulo en especial si me hizo saltar lágrimas, sobre todo en el final de capitulo, cuando presentan las reflexiones de la verdadera Aya, una donde hablan de las grullas.

    Juan, espero leer más comentarios tuyos de dramas japoneses, siempre es interesante saber tu opinión.

    jhesust gracias por el enlace.

  9. Juan Ramos dice:

    Gracias a todos por sus comentarios. Los últimos dramas japoneses que he visto son poco “telenoveleros” para comentarlos aquí: Dragon Zakura, Nabuta wo Produce y Zettai Kareshi (Absolute Boyfriend). Bueno, a lo mejor de éste último sí escribo algo si les interesa. Ahora mismo estoy con varios dramas coreanos pero ya Marta H. los ha comentado.

    Gracias, Monse, por recomendar Sekai no Chuushin de, Ai wo Sakebu. No la he visto todavía pero seguramente lo haré porque tiene muy buena pinta.

    Saludos a todos,

    Juan Ramos

  10. 매기는 정말Maggie Chongmal dice:

    VAle en D-addicts tienen el batch entero incluyendo el especial en raw pero dentro del foro tienen los softsubs en inglés y en italiano…por si les interesa =0) y quieren tener dolor de cabeza de la llantina que cuentan desde Juan hasta María Luisa, salvando a Montse que ni con vicks vaporub =0)

  11. Creo que a Juan no le duele la cabeza cuando llora, no como a mí, que se me queda la cabeza como un botijo y la nariz como un pimiento.

    Yo, con franqueza, paso de enfermedades degenerativas y desgracias autoinfligidas. Por autoninfligida me refiero a mí, porque la pobre Aya qué culpa tenía, es decir, para utilizar palabras más simples, que me niego a darme tamaño disgusto voluntariamente.

  12. Juan Ramos dice:

    A mí me encanta llorar 😉 Pero, en serio, aunque se llora mucho viéndola, merece mucho la pena y al final uno acaba sonriendo.

  13. Pilucha dice:

    …pues yo,lo siento(ya k x lo visto me voy a perder una buena historia)pero no la voy a ver…..y es k a mí me pasa como a MartaH….llorar me pone muy mal cuerpo….para penas….¡¡ya tengo bastante con las k nos dá la vida!!

    …Gracias,Juan,x el comentario….al menos leyendote me he enterado de k va…y de k está basada en un hecho real…¡¡más pena todavía!!

    ..Maggie!! espero k tu marido esté bien,lo siento pero no había visto tu comentario hasta hoy. Y no te preocupes x el ultimo subtitulo….1º tu marido!!k yo puedo esperar…jajaja

  14. No es que comente mucho, pero os leo muy a menudo. Me alegra ver doramas japoneses por estos lares, ya que los coreanos y yo no congeniamos tan bien en la mayoria de casos.

    …En este en concreto yo voy a contracorriente. Se me hizo aburrido. Suena muy insensible pero juro que no lo soy. Quiza deberia revisarlo (de hecho creo que ni llegue a terminarlo, me quede en el capitulo 8 o asi y despues vi el capitulo final directamente), pero el recuerdo que tengo no es muy positivo.

    Y yo voto SI a una resena de “Zettai Kareshi”, de la que soy fan incondicional. Me rei y llore como nunca, simplemente me encanta.

Speak Your Mind