¿Por qué las mujeres de las telenovelas no tienen complejos?

El otro día ví en el Youtube una escena de la telenovela “Mirada de Mujer” de TV Azteca, concretamente la primera escena en la que María Inés y Alejandro, los protagonistas se acuestan juntos. “Mirada de Mujer” es una novela que rompió muchísimos tópicos, uno de los cuales fue tratar los amores de una mujer de 50 años con un hombre muchísimo más joven. En esa escena, cuando Alejandro (Ari Telch) empieza a quitarle la ropa a María Inés (una espléndida Angélica Aragón), ella exclama rápidamente, “¡No, no, me da vergüenza, no me desvistas!” , él le pregunta si quiere que apague la luz, y la apagan.

Al ver esta escena me di cuenta de que era la primera vez que veía en una telenovela un comportamiento de este tipo, la vergüenza del propio cuerpo, no por motivos ñoños o mojigatos (la virginidad y otras mandangas por el estilo), que eso sí lo he visto, sino por puro complejo físico, algo que, sin embargo, en la realidad ocurre más a menudo de lo que sería deseable. Porque en las telenovelas a veces las mujeres son inseguras (a veces sólo dicen que lo son pero no actúan como tales), pero no suelen ser acomplejadas. Sólo algunas protagonistas esperpénticamente feas, tipo Betty la fea o Lety, son acomplejadas, pero luego tampoco su comportamiento es coherente con este carácter ¿O les parece natural que Lety (Angélica Vale) no le pida ni un mísero consejo de belleza a Carolina (Nora Salinas) y siga por la vida sin ni siquiera depilarse las cejas, yendo de esa guisa nada más y nada menos que al concurso de Miss México?. Aunque sea mejor que las mujeres se acepten a sí mismas como son y no entren en esa competencia por lograr una belleza inalcanzable. ¿Les parece que el comportamiento de Lety es realista?

En las novelas hemos visto anoréxicas (Primera amor a 1000 por hora), bulímicas (Dekada), drogadictas y alcohólicas (Cosita Rica), pero los personajes presuntamente “normales” nunca tienen complejos. Por ejemplo, en la vida real, una reacción de lo más corriente en las mujeres cuando un hombre las abandona es, no sólo hundirse en la miseria, sino llenarse de inseguridad y regodearse en todos sus complejos. La autoflagelación femenina está a la orden del día. De acuerdo con que ese no es un comportamiento deseable ni recomendable, pero es real. Entonces ¿por qué nunca aparece en las telenovelas, aunque sea para criticarlo? ¿Por qué las protagonistas de las telenovelas cuando son abandonadas no dudan de sí mismas? ¡qué suerte tienen!

En la telenovela “Juana la Vírgen”, Juana, una adolescente “gordeja” y no precisamente bien arreglada, está convencida de que ella le gusta a Mauricio (incluso cuando a él de verdad no le gusta) un hombre guapísimo y sofisticado, y en ningún momento se siente en inferioridad de condiciones, ni físicamente ni tampoco por el hecho de que ella no tiene nada de experiencia y él supuestamente sí. Cuando llega el momento de encuerarse Juana se tira a la piscina sin ninguna de las dudas ni obsesiones que asaltan a cualquier chica de esa edad. Otra afortunada de la vida.

En la telenovela “Mirada de Mujer”, quizá por tratarse de una relación de una mujer mayor con un hombre joven sí que introducen este elemento, aunque probablemente sea para acentuar no el miedo ni los complejos de ella, sino la poca importancia que le da él a que el cuerpo de ella no tenga el nivel del cuerpo de una modelo. Nos recuerdan que ella piensa que su cuerpo no está a la altura para resaltar que el deseo y atracción que él siente por ella es independiente de unos kilos de más aquí o un poco de celulitis allá. Que a pesar de lo que esté pensando 2/3 del público que considera impensable que a un hombre joven le guste de verdad una mujer madura (a la inversa se duda mucho menos), a este hombre joven en particular le atrae esa mujer, con ese cuerpo, tal como es.

En las novelas ráramente se ve que ante los comportamientos equívocos que dan tanto juego para separar a los protagonistas la gente se llene de complejos. Normalmente se produce una decepción, sentimiento de haber sido engañado, desesperación y pena, pero no duda de la valía propia. Y qué quieren que les diga, yo creo que los complejos darían mucho juego en una novela. Cualquier mujer viendo ese comportamiento se sentiría identificada, sufriría con la protagonista y lloraría a chorros, casi tanto como Adela Noriega en cualquiera de sus escenas.

Fill out my online form.

Comments

  1. Estoy absolutamente de acuerdo con esta reflexión. Es cierto que las chicas de las telenovelas pueden ser inseguras, pero jamás tienen ningún complejo. Eso puede ser normal desde el punto de vista de una mujer cualquiera, si tenemos en cuenta que normalmente ellas suelen ser guapísimas, altas, delgadas y con un pelo estupendo. Cualquier mujer pensaría que es normal que estas bellezas carezcan de complejos, pero la experiencia nos ha enseñado que ni las más guapas se sienten contentas con su físico. Es más, muchas veces, cuanto más guapas, mas exigentes son. Y como vosotras bien decís, ni siquiera en el caso de las feas se plantea ese problema.

    Las mujeres somos, normalmente, muy exigentes con nuestro físico, perseguimos, en mayor o menor medida, un ideal inexistente, el de la modelo veintiañera con foto shop. Sin embargo el ideal masculino no busca ese perfil. Los hombres, en términos generales, son bastante más comprensivos con las limitaciones de lo que lo somos nosotras, y no les preocupa que la mujer de sus sueños se aleje de ese prototipo, incluso diría, que ni se plantean si tiene algo de celulitis, o si su silueta es tan carente de curvas como el estereotipo de belleza nos exige. Por eso me da la sensación que en esos momentos que vosotras describís la única preocupada con el momento es ella. Ellos no piensan en eso, nisiqueira caen en la cuenta porque están mas preocupados por otras cosas.

    Si esos momentos y esas preocupaciones totalmente femeninas no se recogen en las telenovelas es porque sospechó que en la mayoría de los casos son escritas por hombres, los cuales, no sospechan que sus compañeras en esos momentos están mas preocupadas por meter barriga y esconder la celulitis que por disfrutar de todo lo que sus, sin duda bellos cuerpos, pueden proporcionales.

  2. Chicas que acertado su comentario!!! Genial el artículo!!

    Que recuerde en este momento, en la única telenovela que ví “verguenza” en el momento de los hechos, es en Amor Real. Claro, Matilde tenía cero complejos de verse fea, era más la timidez, el pudor (al principio).

    Nunca ví “Mirada de mujer”, pero desde que mencionaron el argumento, me pareció muy interesante. Me encantó la escena que dejaron!! Fue muy espontánea, sincera y realista!!!!

    Bien por el guionista (creo que es un colombiano, no?)y la dirección.

    Espero que el refrito logre aunque sea el 50% de lo que fue esta producción 🙂

  3. Penélope dice:

    preciosas las imagenes. Alguien sabe si esta novela esta actualmente en antena y si se puede descargar en algun sitio??. Gracias

  4. Es verdad, te iba a poner de ejemplo a Lety, aunque ahi es precisamente ese el punto, que sea fea y que tenga traumas por ello, pero es cierto también que tampoco se preocupaba por arreglarse. Eso se puede ver como una contradicción, pero yo creo que si hay gente asi en la vida real. Lo veo mas como que “tiró la toalla”. Renunció a siquiera tratar de verse bien. Su complejo era demasiado profundo. Eso lo vi mas claro en Betty, la fea, porque era un poco mas realista y ella hacia algo que muchos “poco agraciados” y acomplejados hacen, que es burlarse de los bonitos y asi como se sentia inferior fisicamente, se sabia inferior intelectualmente y se burlaba de los tontos con su amigo. Lo mismo hacen los bonitos huecos con los estudiosos. Cualquier cosa que te produce inseguridad, la atacas y te rebelas y dices, “yo nunca haria eso” cuando la realidad es que no te atreves o no puedes.

    La fealdad, el desarreglo, la dejadez al nivel de Lety, podia explicarse por varios factores. Uno, la ignorancia, sus padres la habian convertido en una anti social con su sobreprotección. Yo he conocido casos. Una vez quiso cambiar de imagen y vio que nada de lo que habia en las tiendas le quedaba bien. No se adaptaba. Eso pasa

    Lo otro, y este es un caso que a mi misma me gustaria entender. Tengo una amiga que, por mas que la llevo a tiendas a que me acompañe y hasta le he ofrecido ayudarla, no quiere cambiar. No esta contenta con su imagen, quiere conseguir novio, pero tampoco demuestra interés en cambiar o arreglarse. Yo tampoco es que me la pase arreglandome, soy algo floja, pero lo de ella es increible, porque tampoco se siente contenta y es demasiado timida. Es como si estuviera atrapada. Bueno, y ella se enamoro de Betty, la fea, yo creo que se identificaba mucho.

  5. ana lilia dice:

    por k son muy bonitas como yo obvio

  6. Yo creo que el caso de Lety se trata de una chava como “ñoña” o nerd que encaje en ese estereotipo, poco agraciada, de aspecto feito, sin arreglar, desinteresada en su aspecto físico que use lentes grandes y feos, que sea antisolcial pero muy inteligente y que la gente se burla de ella ovbiamente en las telenovelas como Betty la fea o La fea más bella, no las arreglan y en primera es para que se vea fea, aunque en el fondo la actriz tiene que ser al menos un poco agraciada para que al final quede bien, en el caso donde iba a Nuestra Belleza la verdad es por que aunque no se arreglaba ella enfrentaba al mundo así, sobretodo en el machismo donde se considera que una mujer tiene que ser bonita para ser femenina y valiosa. En donde si me sorprende que las mujeres no muestren inseguridad es en la gran mayoría de las demás telenovelas, creo que esa parte la omiten y eso que no hay solo hombres escritores sino también mujeres, que por cierto, si bien por cuestiones culturales las mujeres se cuidan mas yo creo que tanto para un hombres conseguir un cuerpo balancedo, delgado, atlético, marcado con la armonía perfecta como es la naturaleza masculina, el hombre bello es delgado de brazos y hombros delgados pero marcados y con musculo bien formado, forma de V, cinturita, abdomen de la vadero y cadera definida y con piernas, pompas y caderas redondeadas, en el caso de la mujer aunque facilmente tiene curvas, sobretodo busto, es mas propensa a cosas como estrias y celulitis, gordura y por lo tanto tiene que luchar para lograr ese aspecto anhelado y armonia entre musculos, delgadez y curvas además de no tener tanto musculo para ser mujer y una proporción del reloj de arena, en el hombre también es difícil tener cuerpazo, pues si bien el hombre no es tan propenso a estrias y celulitis, su cuerpo no trabajado no ees tan llamativo por lo que necesita trabajarlo para tener pompas y cadera redondeada, cuerpo delgado y fibrado y marcado de arriba, con forma de V, abdomen de lavadero con cintura estrecha e igual que en la mujer cuidar no llegar a hacer demasiado musculo para ser hombre y asi lograr la armonia perfecta, ovbiamente con un poco de metrosexualidad queda un hombre hermoso como mi novio que es modelo, un lindo chavo metrosexual depilado hermoso y muy dulce, tierno, bello.

  7. Yo el caso de Lety lo entiendo. Ella ve el cambio como algo malo debido a sus padres. La prueba está en cuando ella intenta hacer un cambio de imagen al principio de la serie pero busca la aprobación de los padres, porque no quiere disgustarlos pareciendo una fresca o una probocadora, y resulta que todo el mundo se acaba burlando de su cambio, por lo que su complejo crece más y vuelve a su antiguo estilo, que es el que se acomoda más a ella.
    Con este pensamiento es normal que no se atreviera a cambiar cuando Carolina le ofrece su ayuda. Su complejo es tan grande que ella no piensa que pueda cambiar para bien, sino para peor. Eso sí, lo que no me gustó es que estando en Acapulco parecía que había adoptado la mentalidad de una niña de 3 años. Se me hizo insoportable. Me dieron ganas de que se ahogara en el mar. Y tampoco se me hizo nada creíble que el tal Aldo se enamorara de ella tan rápido y con ese comportamiento que ella tenía. Pero bueno, eso es otra historia 😛

    Lo que me gustó de Lety más que de Bety, es que Lety no tiene un cuerpo de escandalo. Tiene un cuerpo normal. Y Fernando está a la altura de ser el hombre de los sueños de cualquiera. En cambio Bety, tras el cambio, es guapisima. Ahí es Armando quien queda como feo 😛

    En toda mi vida Bety y Lety son las únicas telenovelas que he visto, precisamente porque no me atrae en absoluto ver mujeres bellas que consiguen hombres de infarto. ¿Qué gracia tiene eso? ¿Dónde está el reto?

    Se apuesta demasiado por el culto al cuerpo y no por el culto al corazón. Hay personajes no tan agraciados, que te atrapan con su interpretación, con sus gestos, sus miradas, y sus palabras. ¿Que a todos nos gusta alegrarnos la vista? Claro que sí, pero ver siempre lo mismo a todas horas, cansa.

    Y si van a seguir poniendo a mujeres bellas como protagonistas, qué menos que poner a hombres igualmente bellos. A nosotras también nos gusta que nos mantengan con los ojos haciendo chiribitas.
    Veo muy machista que pongan a mujeres perfectas todo el tiempo y que perdonen el que a un hombre le falte pelo en la cabeza, o que tenga unos kilos de más.

  8. tiene rason digo..la prota casi siemprees pobre y muerta de hambre pero no tiene ningun complejo de enferioridad.. no tiene miedo que la familla del galan o el galan mismo puede , con el paso de tiempo que el se puede pentir..

Speak Your Mind